Los ciudadanos franceses votan desde las 9.00 horas locales (7.00 GMT) en unos 10.000 colegios electorales dispuestos para recibir los sufragios en la segunda y definitiva ronda de las primarias del Partido Socialista francés (PS).

François Hollande y Martine Aubry son los dos candidatos para hacerse con la representación del PS en los comicios presidenciales de 2012 en los que uno de ellos intentará suceder al presidente, Nicolas Sarkozy.

Hollande, con un 39,2 % de los votos en la primera ronda -celebrada el pasado 9 de octubre- parte como favorito por delante de la primera secretaria del PS, Martine Aubry, quien logró un 30,7 % de los sufragios.

Ambos dejaron atrás a los otros cuatro candidatos -Arnaud Montebourg (17,2 %), Ségolène Royal (6,9 %), Manuel Valls (5,6 %) y Jean-Michel Baylet (0,6 %)- que manifestaron su apoyo a Hollande, circunstancia que, en principio, permite prever la victoria del diputado de Corrèze (centro-sur).

El último apoyo expresado en público fue el de Montebourg, el candidato sorpresa de la primera ronda, quien dijo que votaría a título personal por Hollande después de haber escrito a los dos ganadores del domingo pasado una carta abierta con los principios que dijo deberían defender para obtener su respaldo.

Los medios franceses destacan hoy que está por ver cuántos de los votantes de Montebourg se consideran vinculados por el voto manifestado por este y apoyan efectivamente a Hollande.

Hollande y Aubry explicaron este fin de semana en entrevistas publicadas en varios medios su concepto de la izquierda que dicen representar.

"Quiero una izquierda fuerte", aseguró Aubry, mientras que Hollande dijo por su parte: "Quiero una izquierda que apacigüe".

Los votantes podrán depositar hoy su sufragio hasta las 19 horas locales (17 GMT) y deberán firmar una "carta" de reconocimiento de los valores de "la izquierda y de la República".

Como en la ocasión anterior, se pide que cada francés -puede votar cualquier ciudadano sin necesidad de ser militante o ni siquiera simpatizante del PS- done un euro para sufragar los costes de las elecciones primarias.