El candidato presidencial republicano Mitt Romney, que encabeza las encuestas entre los aspirantes de su partido, ha recaudado más de 14 millones de dólares — casi tanto como el gobernador de Texas Rick Perry — luego de meses de campaña en medio del descontento de los votantes con la economía y el desempleo.

Sin embargo, los 30 millones de dólares combinados recaudados entre julio y septiembre por los dos candidatos republicanos están muy lejos de los 70 millones recaudados por el hombre a quien desean remplazar en la Casa Blanca, el presidente Barack Obama.

Los reportes financieros muestran el estado de las campañas en las últimas semanas antes de las primarias en estados clave.

Mientras tanto, candidatos como la representante Michele Bachmann y el empresario Herman Cain seguramente recaudarán mucho menos que Romney y Perry.

Algunos candidatos están endeudados, como el ex gobernador de Utah Jon Huntsman y el ex candidato Tim Pawlenty, quienes deben centenares de miles de dólares.

Obama enfrenta una declinación en las encuestas y la debilidad de la economía, pero el sólido estado financiero de su campaña le va a ayudar a enfrentar a cualquier rival republicano.

Romney, un ex gobernador de Massachusetts, reportó el viernes unos 14 millones de dólares en contribuciones a su campaña en el período julio-septiembre y tenía 15 millones disponibles. Perry, que brevemente estuvo al tope entre los aspirantes republicanos, tiene aproximadamente la misma suma en el banco, habiendo recaudado 17 millones en las primeras semanas de su campaña.

No contar con el respaldo claro de grupos de interés republicanos importantes significa que Romney y Perry van a tener sumas similares para gastarse en anuncios y viajes en los meses que quedan para las primarias. Obama puede ahorrarse casi todos sus 70 millones, pues no enfrenta un rival e las primarias demócratas.