El dominicano Gabriel Mercedes y el brasileño Marcio Ferreira, los dos grandes favoritos de la categoría, además del mexicano Damián Villa avanzaron el sábado a las semifinales en la categoría de menos de 58 kilogramos del taekwondo de los Juegos Panamericanos y aseguraron al menos una medalla de bronce.

Mercedes, quien ganó medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y es primero en la clasificación, superó la primera fase sin combatir y luego venció sin problema 7-1 al canadiense Jocelyn Addison.

Su rival en las semifinales será el cubano Frank Díaz, quien se impuso al colombiano Oscar Muñoz, que ganaba el combate 11-8 pero abandonó por lesión.

Ferreira, quien también avanzó la primera fase sin pelear, derrotó 7-2 al uruguayo Mayko Votta para seguir adelante y ahora enfrentará a Villa.

El mexicano, subcampeón mundial en 2009 y esperanza de oro para su país, arrasó a Audy Muller de las Antillas Holandesas, a quien sometió 15-2 en el segundo asalto y el combate fue detenido por superioridad. Luego doblegó 12-8 al guatemalteco Jhonnatan Mejía.

En la división de menos de 49 kilos de mujeres, la favorita Jannet Alegría de México tuvo vía libre en la primera fase y luego superó 12-6 a la boricua Johanys Tejada para avanzar a semifinales, donde enfrentará a la peruana Lizbeth Canseco, quien en primera ronda eliminó 14-6 a la ecuatoriana Fiama Salazar.

La sorpresa del día se produjo cuando la panameña y segunda preclasificada Carolena Carstens sucumbió 11-4 ante la canadiense Ivett Gonda en su primer combate.

Gonda enfrentará en semifinales a la estadounidense Deireanne Morales, quien superó 6-5 a la guatemalteca Elizabeth Zamora y luego despachó 10-3 a la brasileña Katia Arakaki.

En la sesión matutina, el presidente de México, Felipe Calderón, y su esposa Margarita Zavala, visitaron las instalaciones del Code II para presenciar los combates.