A sus 15 años, la ecuatoriana Domenica Alejandra González es la raqueta más joven que intervendrá en el torneo de tenis de los Juegos Panamericanos.

La tenista no siente presión por ello y está emocionada de representar a su país a tan temprana edad en unas justas continentales.

González, quien está en el 26to puesto de la categoría junior de la Federación Internacional de Tenis (ITF, por sus siglas en inglés) llegó a Guadalajara por invitación.

La chica, oriunda de Guayaquil --la cuna de los tenistas ecuatorianos--, se entrena en Argentina y tiene un destino claro en su vida: llegar a ser profesional.

"Son mis primeros Juegos Panamericanos y la verdad que me siento muy orgullosa por venir", dijo González a The Associated Press tras realizar un entrenamiento en la instalación del centro de tenis. "La verdad no lo pensé jugar a esta edad... y espero disfrutarlo al máximo".

Dijo que se sintió particularmente emocionada el viernes por la noche durante la inauguración de las justas.

"Estar allí entre un grupo de deportistas y hasta medallistas, se siente mucho orgullo", destacó.

La ecuatoriana competirá en Guadalajara en singles y dobles mixtos. En esta última modalidad también tomará parte Julio César Campozano, quien también es de Guayaquil y se le considera el más destacado actualmente en Ecuador tras el retiro del conocido Nicolás Lapentti.

La delegada del equipo ecuatoriano de tenis María Isabel de González dijo a la AP que la "expectativa (en torno a la participación de González en Guadalajara) es para que ella agarre más experiencia".

"La idea es hacer que su deporte sea profesional", agregó. "Ella es una de las promesas".

González comenzó a jugar tenis a los 7 años impulsada por su hermano que también practicaba el deporte. A medida que lo jugaba le fue gustando más. Así combinó el deporte y sus estudios.

A comienzos de este año, la ecuatoriana viajó a Buenos Aires para recibir entrenamiento. "Lo asumí como un trabajo y estoy contenta", aseguró.

Antes de viajar a Argentina, González participó en diciembre en el torneo junior Orange Bowl de Miami, el cual recuerda con mucha emoción, ya que alcanzó la final en donde cayó ante la estadounidense Brook Austin, ausente en los Panamericanos.

"¡Cómo me voy a olvidar de ese torneo!", le gritó la chica a un colaborador de los Juegos que pasó durante la entrevista y la saludó desde lejos. El colaborador la había conocido al parecer durante esa competencia.

"Ha sido el torneo que más lo disfruté, que más feliz me puse, porque llegué a la final", afirmó. "Desde que tenía 10 años, el Orange era mi sueño".

Ella también asistió al reciente US Open, en que fue eliminada en primera ronda en el femenino junior.

"Era la primera vez que iba. La verdad que fue un torneo increíble", señaló. "Espero volver el próximo año".

Las competencias del tenis panamericano comienzan el lunes.