Cuatro líderes estudiantiles chilenos se reunirán este domingo en París con representantes de la OCDE para conocer los modelos educativos de algunos países de este organismo, al cual Chile también pertenece.

"La idea es conocer cómo los países desarrollados han alcanzado este desarrollo a través de una educación pública fortalecida, con un patrón común y en muchos casos absolutamente gratuita", dijo a Radio Cooperativa el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (Feuc), Giorgio Jackson.

Jackson viajó el jueves pasado a Europa junto a su homóloga de la Universidad de Chile (Fech), Camila Vallejo, y otros dos dirigentes para reunirse con representantes del Parlamento Europeo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), y Naciones Unidas.

El principal objetivo del viaje, que incluye paradas en Francia, Bélgica y Suiza, es exponer las causas y demandas de las movilizaciones que mantienen desde hace cinco meses.

Este domingo los estudiantes también se desplazarán a Ginebra, donde sostendrán encuentros con autoridades de Naciones Unidas, dijo Jackson.

Los jóvenes piden el establecimiento de una educación pública, gratuita y de calidad a través de una reforma al sistema vigente desde la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que les obliga a asumir grandes deudas para poder costear sus estudios.

Los dirigentes estudiantiles chilenos participaron hoy en París en la manifestación convocada por el movimiento de los indignados.

Según informó Radio BioBío, Camila Vallejo realizó una breve intervención ante varios miles de jóvenes franceses que participaron en la movilización.

Este viernes, los cuatro dirigentes se reunieron en la capital francesa con representantes de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco), encuentro que Jackson calificó como "sumamente interesante".

El presidente de los estudiantes de la Universidad Católica acusó al Gobierno chileno de tratar de desprestigiar el movimiento estudiantil y lamentó la "intransigencia" del gobernante Sebastián Piñera, a quien definió como "un presidente que trata la educación como un bien de consumo y no como un derecho".