La revista brasileña Veja vertió hoy denuncias de corrupción contra el ministro del Deporte, Orlando Silva, al que acusó de recibir grandes cantidades de dinero de un programa social de la cartera que dirige desde 2006.

El desvío de fondos del programa Segundo Tiempo, un proyecto deportivo para niños pobres, podría llegar a 40 millones de reales (unos 23 millones de dólares) en los últimos ocho años, lo que implicaría también al predecesor de Silva, Agnelo Queiroz, actual gobernador del Distrito Federal de Brasilia.

El semanario, famoso por airear casos de corrupción, cita como fuente al policía João Dias Ferreira, correligionario de Silva en el Partido Comunista de Brasil (PCdoB), que está arrestado desde el año pasado por el desvío de dinero de una organización no gubernamental que dirigía y que recibía recursos del Ministerio del Deporte.

Según Dias Ferreira, las ONG recibían los fondos del programa Segundo Tiempo mediante el pago de una tasa previamente negociada que podía ascender al 20 por ciento de los fondos, mientras que el PCdoB se encargaba de indicar a las personas que suministrarían las facturas falsas para blanquear la operación.

El mensajero Celio Soares Pereira recaudaba el dinero de las ONG con regularidad casi mensual y se lo entregaba a personas próximas al ministro.

En una ocasión en 2008 Pereira hizo la entrega del dinero al propio Orlando Silva en el garaje de la sede del Ministerio del Deporte, según su relato.

"Recogí el dinero con representantes de cuatro ONG del Distrito Federal que recibían fondos del Segundo Tiempo y se lo entregué al ministro, dentro del garaje, en una caja de cartón. Eran mazos de billetes de 50 y 100 reales (28 y 57 dólares)", dijo el mensajero a Veja.

El ministro envió una nota a la revista, publicada en el reportaje, en la que niega las acusaciones, que califica de "falsas, sin sentido e irracionales", a la vez que anunció que emprenderá acciones legales contra "los calumniadores".

Silva anunció hoy en un comunicado que va a pedir a la Policía Federal que investigue las acusaciones proferidas por Dias Ferreira contra él para que se demuestre su "falta absoluta de fundamento".

El titular de la cartera de Deporte juzgó que Dias Ferreira hizo las acusaciones en venganza después de que él decidiera procesarlo al detectar que se apropió de 3,16 millones de reales (1,8 millones de dólares) donados por el Ministerio a través del programa Segundo Tiempo.

Desde que Dilma Rousseff asumió la presidencia el pasado 1 de enero, su gabinete ha perdido cinco miembros, cuatro de ellos por denuncias de corrupción vertidas por la prensa.

Las sospechas de corrupción tumbaron a los titulares de la Presidencia, Transportes, Agricultura y Turismo, mientras que el exministro de Defensa, Nelson Jobim, dimitió por diferencias con el Gobierno.