Varios miles de indignados han iniciado hoy una marcha que tiene previsto recorrer el centro de Bruselas y desembocar con una concentración de protesta ante las principales instituciones europeas.

La manifestación ha partido de la estación Norte de la capital belga para dirigirse hacia la plaza de la Bolsa, centro neurálgico de la ciudad, y posteriormente hacia el distrito europeo, donde se encuentran entre otras las sedes de la Comisión, el Consejo y el Parlamento Europeo.

Los indignados, de todas las edades y numerosas nacionalidades, portan pancartas principalmente contrarias a la respuesta europea a la crisis financiera, al sistema capitalista y en favor de la movilización ciudadana.

"Detengan la dictadura financiera", "Por una Europa solidaria" o "El dinero mata" son algunos de los mensajes más repetidos.

El inicio de la marcha se ha desarrollado en un ambiente festivo, con música, disfraces y ningún tipo de incidente.

En la manifestación participa el grupo de indignados españoles llegado a Bruselas la pasada semana tras viajar a pie hasta Bélgica en los últimos meses.

Los españoles como los indignados llegados de otros puntos de Europa, hasta un total de alrededor de medio millar, pernoctaban hasta hoy en un edificio universitario del barrio de Koekelberg, cuyo cierre ha sido decretado hoy por las autoridades locales debido a las fugas de agua que amenazaban una instalación eléctrica.