Un grupo de españoles del movimiento de los "indignados" que viven en Ecuador está analizando la "visión" de los países del sur para mejorar los Gobiernos y ver qué pueden aportar a los movimientos sociales que se están dando en varias naciones del mundo, incluida España, dijo hoy una portavoz en un foro público.

Haizea Miguela, representante del movimiento Acampada Quito, explicó en la Facultad de Ciencias Sociales de Latinoamérica (Flacso), en Ecuador, que cuando nació este colectivo en la capital andina, mayoritariamente de la mano de jóvenes españoles que viven aquí, estudiaron qué podían aportar desde este trozo de planeta a los movimientos sociales que se estaban dando en su país.

Miguela dijo que se acogen a todos los puntos de los manifiestos presentados en España, en donde los "indignados" han convocado una protesta mundial este sábado para denunciar "la opresión de los políticos y de los mercados sobre las personas", pero aseguró que buscan "una visión desde el sur y ver qué se puede aprender de Ecuador".

En este sentido, Miguela indicó que uno de los aspectos más interesantes es el "trabajo en mingas" que se realiza en Ecuador, en el que amigos o vecinos se unen para realizar un trabajo social, como limpiar las calles.

Para Miguela el trabajo comunitario se ha perdido en los pueblos de España y, precisamente, lo que quiere rescatar este movimiento son las asambleas y el intercambio entre las personas.

El movimiento Acampada Quito surgió el 15 de mayo de 2011, cuando la plataforma Democracia Real Ya (DRY) convocó una manifestación que, en el caso de Madrid, acabó con la ocupación de la céntrica plaza del Sol.

A partir de ahí, acciones similares se reprodujeron en centenares de ciudades españolas, donde miles de personas se quedaron a dormir durante días en las plazas para pedir cambios en el sistema político y económico de España, que a juicio de los manifestantes es el causante de la crisis en un país en el que el desempleo se ha disparado hasta superar el 21 % de la población.

Para Miguela, estas acciones no sólo sirven "para mostrar la indignación", sino también "para realizar propuestas" de cambios del sistema.

Acampada Quito organizó para mañana una concentración "pacífica" en una plaza de Quito, en respuesta a una convocatoria global a la que se han sumado grupos de cientos de ciudades del mundo.

Durante la presentación de la iniciativa en Madrid, representantes de los "indignados" explicaron el jueves que todos los movimientos han coordinado sus iniciativas a través de las redes sociales, movidos por las mismas inquietudes, aunque cada ciudad elegirá su propio lema para denunciar "la opresión de los políticos y de los mercados sobre las personas".

Miguela animó a los ecuatorianos a participar en la manifestación, porque pese a que las realidades de Ecuador y España son muy diferentes, hay "lugares comunes en todo el mundo" que reflejan las debilidades del actual "sistema capitalista".