Fuerzas de seguridad de Yemen mataron el sábado a ocho personas e hirieron al menos a 38 al disparar en contra de manifestantes en la capital yemení, indicaron funcionarios médicos.

Los funcionarios dijeron que las fuerzas de seguridad abrieron fuego mientras decenas de miles de manifestantes se dirigían a una zona del centro de Saná que se encuentra controlada por la Guardia Republicana de Yemen, una fuerza de elite bajo el mando del hijo del asediado presidente Alí Abdulá Salé. Los elementos también usaron gas lacrimógeno y agua a presión para dispersar a los manifestantes.

Los funcionarios hablaron a condición de permanecer en el anonimato porque no tienen autorización para hablar con los medios de comunicación.

Las protestas del sábado forman parte de un movimiento que tras ocho meses busca el derrocamiento de Salé, quien lleva 33 años en el poder.