El invicto Frankel ganó el sábado su novena carrera consecutiva en la jornada inaugural del Día de los Campeones Británicos.

Ante la presencia de la reina Isabel II en Ascot, el jockey Tom Queally montó el favorito Frankel para lograr una holgada victoria frente a Excelebration con 1 minuto, 39.45 segundos, en el día con el mayor monto en premios en el hipismo británico.

El potrillo de tres años confirmó su naciente reputación como uno de los mejores de todos los tiempos al imponerse por cuatro cuerpos.

Queally dijo que la victoria fue "tan buena como siempre".