Un grupo de extremistas trató de entrar a una base militar estadounidense al este de Afganistán el sábado atacando antes del amanecer con granadas propulsadas por cohete y un vehículo cargado con explosivos, dijeron autoridades afganas.

Los atacantes no pudieron destruir la puerta de la base en el distrito de Rakha, en la provincia de Panjshir, aunque alcanzaron una torre de seguridad con una granada, informó el jefe de la policía provincial Mohamed Qasim Jangalbagh.

Tres hombres dispararon mientras atacaban a pie y otro detonó el vehículo cargado con explosivos a las puertas de la base, informó Jangalbagh. Los cuatro agresores murieron y dos guardias afganos resultaron heridos, agregó.

Una vocera de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) confirmó el ataque pero dijo que ningún estadounidense murió ni resultó herido y que además no las instalaciones no sufrieron daños serios.

"Hubo un intento de atacar el complejo, pero fue repelido", dijo la capitana Ebony Calhoun. Agregó que las heridas de los guardias no ponen en peligro sus vidas pero fueron trasladados a una base estadounidense más grande para recibir tratamiento.

El Talibán se adjudicó la responsabilidad por el ataque en un mensaje de texto enviado a The Associated Press.

Por otra parte, tres miembros de la OTAN murieron el viernes en diferentes ataques, de acuerdo con comunicados de la coalición militar, lo que elevó a 11 la cifra de fallecimientos de fuerzas de la alianza en octubre y a 464 desde que comenzó el año.

____

El periodista de The Associated Press Amir Shah colaboró con este despacho desde Kabul.