Estados Unidos abandonó sus planes de mantener soldados en Irak más allá de su retiro del país a fin de año, se enteró The Associated Press.

La decisión de retirarse completamente para enero pondrá fin a más de ocho años de participación de Estados Unidos en la guerra en Irak, pese a las persistentes preocupaciones sobre las fuerzas de seguridad del país y su potencial para la inestabilidad.

La decisión pone fin a meses de debates entre las autoridades estadounidenses sobre si se apegarían al plazo del 31 de diciembre fijado en el 2008 o negociaban un nuevo acuerdo de seguridad con el fin de garantizar que los progresos conseguidos y más de 4.400 vidas estadounidenses perdidas desde marzo del 2003 no sean en vano.

En meses recientes, Washington ha estado analizando con líderes iraquíes la posibilidad de que varios miles de soldados estadounidenses se quedasen en Irak para seguir entrenando a las fuerzas de seguridad locales.

Pero un alto funcionario del gobierno de Barack Obama confirmó en Washington el sábado que todos los soldados estadounidenses van a salir de Irak, a excepción de unos 160 soldados adjuntos a la embajada norteamericana en Bagdad.

Un alto funcionario militar confirmó la salida y dijo que el retiro pudiera permitir misiones futuras limitadas de entrenamiento militar si Irak lo solicita.

Ambos funcionarios hablaron a condición de guardar el anonimato a causa de lo delicado del asunto.

A lo largo de las conversaciones, los líderes iraquíes se han negado rotundamente a dar a los soldados estadounidenses inmunidad en las cortes del país, y Washington se niega a quedarse en el país si no se le dan esas garantías.

El liderazgo iraquí ha estado dividido en torno a si quiere o no que permanezcan soldados estadounidenses. Algunos han dicho que es necesario mayor entrenamiento y más ayuda norteamericana, especialmente para proteger el espacio aéreo de Irak y recabar datos de inteligencia. Pero otros se han opuesto fuertemente a la presencia estadounidense, incluyendo milicias chiítas que han amenazado con ataques si se quedan soldados norteamericanos.

El primer ministro Nuri al-Maliki le ha dicho a funcionarios militares estadounidenses que no tiene los votos suficientes para proveer inmunidad a los entrenadores norteamericanos, dijo el funcionario militar estadounidense.

Un diplomático occidental en Irak indicó que al-Maliki le dijo a diplomáticos que no va a presentar el asunto de la inmunidad al Parlamento porque no va a ser aprobado.

__

Lara Jakes puede ser contactada en http://twitter.com/@larajakesAP

Rebecca Santana puede ser contactada en http://twitter.com/ruskygal