Tras más de un mes de retraso y quince años de proyecto, este domingo se celebrará la ceremonia oficial de apertura del monumento en memoria del activista pro derechos humanos Martin Luther King, en el National Mall de Washington, con la asistencia del presidente de EE.UU., Barack Obama.

El acto, previsto inicialmente para el pasado 28 de agosto, fue pospuesto por las inclemencias provocadas por el huracán "Irene", que azotó la costa este de Estados Unidos en aquellas fechas.

Para la celebración de este domingo se espera un programa mucho más escueto pese a la asistencia de Obama, que también tenía previsto participar en la fecha inicial.

A la celebración de mañana acudirán varios líderes de derechos civiles, así como algunos de los miembros de la familia de King, músicos y poetas.

Aretha Franklin será una de las encargadas de poner voz y melodía a la ceremonia, que contará también con la presencia del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y del secretario de Interior estadounidense, Ken Salazar, entre muchos otros.

Flanqueada por catorce de las frases más célebres del activista afroamericano, en medio del monumento se erige la "Piedra de la Esperanza", de donde emerge el perfil de King, con los brazos cruzados, mirando al horizonte.

En torno a la figura se combinan elementos de agua, árboles y piedra, donde están esculpidas algunas de las frases más célebres del defensor de la comunidad negra en Estados Unidos.

Alrededor de la escultura, de unos nueve metros de alto, crecen decenas de cerezos, olmos y otras plantas orientales. Flanquean su entorno los monumentos a los presidentes Thomas Jefferson y Abraham Lincoln.

La creación de la escultura corrió a manos del artista chino Lei Yixin y el diseño arquitectónico del resto del monumento conmemorativo fue encargado al arquitecto estadounidense Ed Jackson.

El monumento lleva abierto al público desde finales de agosto.