La igualdad que se ha dado hasta ahora en la competición de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) tiene como equipos revelación a los 49ers de San Francisco y los Lions de Detroit, que van a protagonizar en la sexta semana el duelo más interesante.

Si el año pasado ambos equipos sufrieron para ganar y los Lions estuvieron entre los peores, en la presente llegan al partido del domingo con una marca combinada de 9-1, incluida la de 5-0 que tiene el equipo de Detroit, el único invicto que queda en la competición junto con los Packers de Green Bay.

Mientras que los 49ers con el cambio de entrenador son los líderes en la División Oeste de la Conferencia Nacional (NFC) al tener marca ganadora de 4-1.

Los 49ers llegan después de haber ganado la pasada semana por paliza de 48-3 a los Buccaneers de Tampa Bay, siendo la diferencia de 45 puntos la mayor que han conseguido desde el XXIV Super Bowl, cuando ganaron por 55-10 a los Broncos de Denver.

Dos jugadores son vitales en los triunfos de los 49ers: el mariscal de campo Alex Smith y el corredor Frank Gore, que dominan en el juego ofensivo del equipo de San Francisco.

Mientras que los Lions con marca de 5-0, la mejor desde la temporada de 1956, se han encontrado con el receptor abierto Calvin Johnson como figura imparable en el ataque del equipo de Detroit.

Johnson, en el triunfo del pasado lunes por 24-13 ante los Bears de Chicago, se convirtió en la historia de la NFL con nueve recepciones anotadoras en los primeros cinco juegos de una temporada.

Junto a Johnson, el mariscal de campo Matthew Stafford comienza a ser también un líder indiscutible y de garantía dentro del equipo, que dirige a la perfección Jim Schwartz, el entrenador en jefe de los Lions, que le ha dado la mentalidad ganadora que necesitaban.

El resto de la jornada tendrá el interés general de ver como en las primeras cinco semanas de la temporada 2011 de la NFL, las ocho divisiones tienen al menos un nuevo equipo ya sea en el primer puesto o empatando la cima de la tabla de posiciones.

Si ese hecho se mantiene, será el mayor número de nuevos ganadores de división en una sola temporada.

Junto a los 49ers y los Lions también hay 16 equipos con marca de .500 o mejor, dos menos que la mejor que se dio de 20 en las cinco primeras semanas de las temporadas del 2001 y 2010, que iban a ser históricas.

Nueve equipos -Lions (5-0), Green Bay Packers (5-0), Buffalo Bills (4-1), New England Patriots (4-1), New Orleans Saints (4-1), San Diego Chargers (4-1), 49ers (4-1), Baltimore Ravens (3-1) y Washington Redskins (3-1)- muestran el camino con apenas una derrota o invictos.

Sin embargo, aún queda mucha temporada por jugarse y dentro de la NFL lo único que es predecible es lo que será impredecible.

De los 18 equipos con marca de .500 o mejor, la mitad (nueve) ganaron seis partidos o menos la pasada temporada.

Esos nueve clubes, que tienen marca combinada de 29-13 (.690) esta temporada, terminaron 2010 con registro de 49-95 (.340), lo que refleja los progresos que han logrado y el equilibrio que se da en la liga, el mismo que busca la NBA con el nuevo convenio colectivo.

Las remontadas continúan siendo una tendencia en 2011. La semana pasada, los Chiefs de Kansas City se sobrepusieron a una desventaja de 24-7 para derrotar por 28-24 a los Colts de Indianápolis.

La remontada fue la séptima esta temporada que un equipo perdía por al menos 17 puntos y regresó para ganar el partido, siendo la mejor marca en la historia de la NFL para las primeras semanas de competición.

Además del triunfo de los Chiefs, los Packers (14 puntos) borraron una desventaja de dos dígitos para ganar en Atlanta al equipo local de los Falcons por marcador final de 25-14.

También se ha dado que 18 equipos remontaron desde una desventaja de al menos 10 puntos para ganar un partido este año, la mayor cantidad en la historia a lo largo de las primeras cinco semanas.

Si el duelo entre los 49ers y los Lions acapara la atención también será espectacular el duelo entre los Texans de Houston (3-2) frente a los Ravens de Baltimore (3-1), al ser ambos líderes en sus respectivas divisiones.

Pero tampoco dejará indiferente a los buenos amantes de la NFL el que van a protagonizar los Patriots (4-1) ante los Cowboys de Dallas (2-2), que vuelven a ser cuestionados, especialmente su mariscal de campo Tony Romo, que tendrá nada menos que la misión de enfrentarse el estelar Tom Brady.

Los Saints (4-1) siguen por el camino del triunfo y esperan mantenerlo con su mariscal de campo estelar Drew Brees cuando se enfrenten a los Buccaneers (3-2) de Tampa después que los equipos de repartieron la serie de la temporada en los últimos tres años, pero el Nueva Orleans llega con una racha de cuatro triunfos seguidos.

En otros partidos de la jornada, los Packers (5-0) lo tienen fácil ante los Rams de San Luis (0-4) en duelo de equipo invicto contra el que todavía no han conocido el triunfo en lo que va de la temporada.

Mientras que Atlanta se enfrenta a Carolina, Cincinnati a Indianápolis, los Giants de Nueva York a Buffalo, Pittsburgh a Jacksonville, Washington a Filadelfia, Oakland a Cleveland, Chicago a Minnesota y los Jets de Nueva York a los Dolphins de Miami.