Las autoridades aduaneras de Brasil interceptaron en un puerto 46,6 toneladas de basura de hospital procedente de EE.UU. y aguardan otros 14 contenedores "sospechosos" que llegarán la semana que viene, informó hoy una fuente oficial.

La basura llegó al puerto de Suape (Pernambuco, noreste) en dos lotes diferentes de 23,3 toneladas cada uno, que contenían uniformes, batas, toallas, ropa de bebé y sábanas sucias con material orgánico considerado "potencialmente infeccioso", informó la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) en una nota.

Los cargamentos procedían de un mismo exportador en el estado estadounidense de Carolina del Sur y tenían como destino una empresa textil sospechosa de infringir la política nacional de residuos, que prohíbe importar basura de otros países, según la Anvisa.

En la documentación de importación de ambos contenedores, figuraba que el cargamento se trataba de tejido de algodón con defecto de fabricación.

El organismo, que trabaja en colaboración con la Policía y las autoridades ambientales, afirmó que espera otros catorce contenedores con el mismo contenido y que llegarán al puerto de Suape la semana que viene.

La Anvisa anunció que realizará una "inspección detallada" a esas cargas cuando sean desembarcadas y que la Policía además investigará otros seis envíos de esa exportadora realizados este año.

En los últimos años las autoridades brasileñas han interceptado numerosos contenedores con basura doméstica en sus puertos, procedentes de países europeos, a los que les suelen devolver los cargamentos.