Las fuerzas de seguridad de Yemen abrieron fuego contra miles de manifestantes antigubernamentales en la capital, con resultado de nueve muertos y 180 heridos, en tanto que un avión robot estadounidense mató en un ataque a siete rebeldes de un grupo vinculado a al-Qaida en el sureste del país.

Médicos y testigos dijeron el sábado que fuerzas leales al presidente Alí Abdalá Salé, cuya renuncia es exigida por los manifestantes, dispararon con fusiles de asalto y armas antiaéreas contra los inconformes en la capital, Saná.

Según las fuentes, nueve personas murieron y 160 resultaron heridas. Se trasladó en ambulancias y motocicletas a los heridos a un hospital. El estruendo de disparos se escuchaba por la tarde en un sector donde hubo enfrentamientos en la capital.

En el sector de Hassaba, en el norte de Saná, integrantes de tribus opuestos al régimen y fuerzas leales a Salé intercambiaron disparos de morteros y de granadas propulsadas con cohetes.

Una persona murió y seis resultaron heridas, todas civiles, en la lucha que dio inicio durante la noche.

En el sureste de Yemen, en la provincia de Shabwa, un avión robot atacó el viernes por la noche con misiles a rebeldes de un grupo vinculado a al-Qaida y causó siete muertos, dijeron el sábado autoridades gubernamentales y dirigentes tribales.

Entre los muertos figura el portavoz de prensa de ese grupo y el hijo de un clérigo prominente nacido en Estados Unidos que pereció en un ataque similar en septiembre.

El ataque del avión robot parece parte de un esfuerzo de Estados Unidos para eliminar la amenaza del grupo, conocido como al-Qaida en la Península Arábiga, al que autoridades estadounidenses describen como la red terrorista más activa y peligrosa.

El Ministerio de Defensa identificó a uno de los fallecidos como el encargado de prensa del grupo, el egipcio Ibrahim al-Bana.

Dirigentes tribales dijeron que otro de los muertos fue Abdul-Rahman al-Awlaki, de 21 años, hijo de Anwar al-Awlaki, un predicador musulmán y experto en internet que era un poderoso reclutador de al-Qaida en occidente.