Unas 15.000 tortugas marinas en peligro de extinción han formado nidos en las costas del Pacífico de Nicaragua, informó hoy una fuente oficial.

El Ejército de Nicaragua, que resguarda los Refugios de Vida Silvestre donde anidan las tortugas para el desove, precisó en un comunicado que esos reptiles marinos han formado sus nidos en las playas La Flor y Chacocente, en los departamentos (provincias) de Rivas y Carazo, en el Pacífico.

En las playas de Nicaragua anidan cinco especies de tortugas marinas: verde, carey, laúd o tora, cabezona y paslasma, que se encuentran en peligro de extinción por diferentes factores y que anualmente y entre julio y enero desovan en las playas del Pacífico de este país.

La fuente destacó que 200 militares protegen más de 20 kilómetros de costas en La Flor y Chacocente, lo que ha permitido el arribo masivo de tortugas.

Durante la campaña 2010-2011 arribaron 243.731 tortugas que anidaron en las playas del Pacífico de Nicaragua, de las cuales nacieron 2.756.578 tortuguillos, subrayó.

Según el Ejército, que trabaja en coordinación con organismos ambientalistas para proteger a las tortugas marinas, debido a la presencia militar se ha disminuido el número de nidos de tortugas destruidos por saqueo.

Esa disminución "también se traduce en un aumento de nacimientos de los tortuguillos, que a su vez evita la extinción de la especie", recalcó.

Las cifras se logran con base en un cálculo de la cantidad promedio de huevos que pone cada tortuga, el cual hacen en coordinación con el Ministerio del Recurso y el Ambiente y movimientos ambientalistas, explicó una fuente militar.

Una tortuga desova entre 90 y 130 huevos y desde que nacen los tortuguillos comienzan a enfrentarse a los enemigos naturales: los depredadores marinos, aves de carroña, insectos, hongos, pescadores y el saqueo del hombre en las playas para el comercio ilegal, según ambientalistas locales.

Los santuarios de tortugas más importantes de Nicaragua son La Flor y Chacocente, en las costas del Pacífico, y declaradas Refugios de Vida Silvestre, y en las reservas naturales Isla Juan Venado, Volcán Cosigüina y Estero Padre Ramos, en el occidente del país.