El temor y la confusión reinaban en Bangkok el viernes, cuando nerviosos residentes lidiaban con mensajes contradictorios sobre si las peores inundaciones en medio siglo en Tailandia van a abrumar las complicadas defensas de esta metrópolis de 9 millones de habitantes, que yace en terreno bajo.

El gobierno trató de convencer a los residentes de que la capital resistiría, haciendo notar que la mayor parte de la ciudad está tras un sólido sistema de muros y diques que ja sido reforzado en días recientes. El diluvio ha sumergido pueblos enteros en las planicies centrales del país, devastado cosechas de arroz y obligado a cerrar centenares de fábricas.

"Reitero que las inundaciones solamente afectarán las afueras de Bangkok y no se extenderán a otras áreas", dijo el primer ministro Yingluck Shinawatra.

Las autoridades advierten desde hace días que las inundaciones han alcanzado un nivel de crisis y que las aguas provenientes del norte pudieran combinarse con lluvias y mareas altas en los próximos días e inundar la capital. Algunos han dicho que el alud de agua sería tan fuerte que el gobierno no podrá hacer otra cosa que ver la ciudad anegarse.

Pero el mensaje no ha sido claro: unas agencias, departamentos y funcionarios contradicen a otros, a veces en la misma conferencia de prensa.

Yingluck visitó una parte clave de las defensas de Bangkok el viernes apenas al norte de la ciudad, en Rangsit. Allí, miembros de las fuerzas armadas y voluntarios se apresuraban a amontonar miles de bolsas de arena a lo largo de los muros de un canal que llevaba aguas de las planicies centrales.

La confusión no se ha limitado a Bangkok.

Una organización comercial japonesa fustigó al gobierno tailandés por presuntamente no proveer información oportuna y adecuada sobre la situación en la provincia central de Ayutthaya, donde centenares de fábricas han sido devastadas.

Y no sólo fábricas y seres humanos: un centenar de elefantes debieron huir a tierras más altas y enfrentan escasez de alimentos además de posibles infecciones en las patas debido a la humedad del terreno, se informó

Las autoridades dicen que el sistema de irrigación de emergencia de Bangkok tiene la capacidad de drenar cerca de 550 millones de metros cúbicos de agua al día, una cifra muy superior a los más de 100 millones de metros cúbicos diarios que están fluyendo hacia la capital.