Más de 50.000 personas están sufriendo las consecuencias de las fuertes inundaciones en Centroamérica, especialmente en Guatemala, donde la cifra de afectados ronda los 43.500 y unas 1.700 familias han perdido sus casas, informó hoy Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

La portavoz de la OCHA, Elizabeth Byrs, señaló hoy en Ginebra en rueda de prensa que prácticamente todo el país se ha visto afectado por las intensas lluvias y que la previsión meteorológica anuncia todavía precipitaciones para los próximos tres días.

En Nicaragua, 5.496 personas se han visto perjudicadas por las inundaciones y 1.048 hogares en el país han sufrido serios daños; mientras que en El Salvador 2.226 personas viven en refugios de emergencia.

La OCHA, junto con el Programa Mundial de Alimentos, la Organización Internacional para las Migraciones y la Organizacionn Mundial de la Salud, está evaluando las necesidades de estas personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares para proporcionarles asistencia humanitaria lo antes posible.

Byrds precisó que Honduras y Costa Rica, los países situados más al sur, son los menos perjudicados por estas incidencias meteorológicas y que, aunque no tiene cifras claras, el número de afectados es bajo.

Además, en México otras 50.000 personas se han visto afectadas por el huracán Jova -que ya se ha cobrado la vida de seis personas y que ha atacado con especial dureza los estados de Michoacán, Colima, Jalisco y Nayari- y por las fuertes lluvias en el estado de Tabasco.