La cubana Yipsi Moreno espera colgarse su tercera medalla de oro en el lanzamiento de martillo de los Juegos Panamericanos y de paso saldar la deuda que tiene con su hijo de dos años tras quedar cuarta en el mundial de agosto.

"Todavía tengo el sabor amargo del mundial de Daegu donde no supe resolver un problema técnico y fallé muchos intentos, tuve que regresar con las manos vacías, sin medalla para mi pequeño Abdelito", expresó Moreno el viernes a la AP.

Moreno dio a luz a su hijo después de conquistar su segunda medalla de plata olímpica en el 2008. Guadalajara será su cuarta participación en Juegos Panamericanos, una cita en la que acumula una medalla de plata (1999) y dos preseas doradas alcanzadas en las dos últimas citas.

La cubana ya no está en la forma que le permitió ganar hace cuatro años con un registro de 75,20 metros. Este año marcó 74,48 metros como mejor registro personal y auguró que la ganadora en tierra mexicana deberá lanzar alrededor de 72 metros.

"Después del mundial gané las dos competencias a las que participé, tomé un corto descanso antes de regresar al entrenamiento. Me siento bien, trabajé mucho la técnica y estoy muy motivada para volver a lo más alto del podio", comentó Moreno.

Para la también bicampeona mundial "no hay rivales pequeñas, todo el mundo se prepara fuerte para una competencia como esta", recalcó. Mencionó como principales rivales a la argentina Jennifer Dahlgren, la otra cubana Arasay Thondike y la canadiense Sultana Frizell.

Cuba participa en el atletismo de los Juegos Panamericanos con sus medallista olímpicos y mundiales, entre ellos el campeón olímpico Dayron Robles.