Leonel Suárez quiere seguir haciendo historia y tras ser el primer cubano en ganar medallas olímpicas y mundiales en el decatlón, quiere conquistar el primer oro panamericano de la isla en esa competencia.

Pero para lograrlo mira el cielo y espera que no llueva.

"Estoy muy motivado para darle el oro a mi país, pero miro el cielo y espero que salga el sol porque la lluvia y el frío no compaginan conmigo, me hacen sentir mal", comentó el viernes, el primer día soleado en Guadalajara tras fuertes lluvias desde el miércoles.

Suárez explicó que "cuando llueve cometo muchos errores técnicos en algunas pruebas como la jabalina, la pértiga o las vallas".

El deporte cubano no escapa a la crisis económica que vive la isla, y en el entrenamiento Suárez debe compartir las pértigas, las jabalinas y demás implementos con los atletas de cada especialidad.

"Es algo que no nos molesta, al contrario, se convierte en un reto diario, pues cada entrenamiento es una competencia entre nosotros, y cuando uno lidia con los mejores del mundo pues te permite progresar", expresó.

El cubano acumuló 8.501 puntos en el pasado mundial de Daegu para colgarse la medalla de bronce detrás de los estadounidenses Trey Hardee y Ashton Eaton, que no estarán en Guadalajara.

En la cita continental Suárez explicó que buscará romper el récord de Juegos Panamericanos, 8.278 puntos, en poder de Maurice Smith de Jamaica.

El cubano Yordanis García y el brasileño Luis de Araujo aparecen como los rivales de más cuidado para Suárez.

Además de Suárez, el equipo de atletismo de Cuba esta integrado por sus principales figuras, entre ellos el campeón olímpico Dayron Robles.