La Unión Europea se comprometió hoy a donar dos millones de euros para financiar la construcción del Lugar de la Memoria, el memorial que se levantará en Lima en recuerdo a la guerra interna que asoló al país entre 1980 y el año 2000.

El acuerdo de cooperación fue suscrito hoy en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y compromete un apoyo económico de la UE que será administrado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

En la ceremonia participaron el canciller peruano, Rafael Roncagliolo, el presidente de la Comisión Presidencial de Alto Nivel para el Lugar de la Memoria, Fernando de Szyszlo, el Jefe de la Delegación de la Unión Europea en Perú, Hans Alldén, y la representante residente del PNUD, Rebeca Arias.

Alldén señaló que la experiencia les ha enseñado a los países europeos que "sin memoria, un país no tiene futuro".

"Nosotros hemos pasado por dos guerras mundiales para saber que, a través de la memoria, podemos evitar los mismos errores del pasado. Solo así podemos comprender el presente", dijo.

El representante de la UE recordó que el bloque europeo también contribuyó hace diez años al trabajo de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), que investigó la violencia interna en Perú.

"Para nosotros, la suscripción de hoy es una manera de reafirmar nuestro apoyo a la consolidación de la democracia y el Estado de Derecho en el Perú", acotó.

Rebeca Arias señaló, por su parte, que se está "contribuyendo a formar una cultura de paz" ya que, según dijo, el Lugar de la Memoria "será un ámbito de encuentro y reflexión, mostrará permanentemente a la sociedad peruana, fracturada durante 20 años de conflicto armado interno, el camino de la reconciliación y el desarrollo".

Los dos millones de euros se sumarán a tres millones de euros aportados previamente por Alemania y a otros aportes del PNUD y del Estado peruano para concluir la infraestructura, el equipamiento y la puesta en marcha del Lugar de la Memoria, que se espera inaugurar en julio del próximo año.

La CVR señaló en 2003 que la guerra interna dejó unas 70.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos, pero las últimas cifras del estatal Consejo de Reparaciones indican que pueden llegar a unas 100.000 víctimas, de las cuales se ha establecido de manera oficial, hasta el momento, que 25.290 son muertos y desaparecidos.

En su informe final, la CVR afirmó que la violencia "incidió en la mayoría de los casos sobre los sectores más empobrecidos del Perú, carentes de reconocimiento debido por parte del Estado y de los sectores dominantes de la sociedad peruana".