Al menos 36 personas murieron ayer en enfrentamientos entre las fuerzas leales al presidente Bachar al Asad y opositores en distintos puntos de Siria, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El director de esa organización opositora, Rami Abdelrrahman, dijo a Efe por teléfono que la mayor parte de las víctimas se registró en la aldea de Binish, en la provincia septentrional de Idleb, donde fallecieron quince soldados y diez civiles.