Un niño enfermo de malaria se abraza a su madre en un campo de refugiados. EFE/Archivo