La presidenta argentina, Cristina Fernández, retomó hoy su actividad oficial con dos audiencias con empresarios y un acto público en el Gran Buenos Aires, tras recuperarse de un cuadro de hipotensión que sufrió el pasado martes.

Públicamente, la jefa del Estado reapareció en un acto en la localidad de Florencio Varela en el que encabezó la inauguración de una nueva línea de montaje de una empresa metalúrgica.

En la ocasión aprovechó para mostrar el primer modelo del teléfono inteligente BlackBerry fabricado en Argentina, que le había sido entregado horas antes durante una audiencia en la residencia presidencial con ejecutivos de la multinacional Research In Motion (RIM), fabricante del producto.

Previamente, Fernández recibió también al presidente de Pirelli, Marco Tronchetti, y al titular de la filial argentina de la empresa, Franco Livini, quienes le anunciaron una inversión de 300 millones de dólares para construir una planta de neumáticos para camión, la mayor de este tipo en Latinoamérica y que prevé inaugurar en 2014.

Fernández, de 58 años, suspendió su actividad en la tarde del martes por un cuadro de hipotensión, momentos antes de visitar una fábrica en la localidad bonaerense de San Justo.

La presidenta, quien buscará su reelección por cuatro años en las elecciones del próximo 23 de octubre, ya había sufrido un cuadro similar en abril pasado, que le obligó por entonces a suspender una visita oficial a México.