Un combate estalló el viernes por primera vez en dos meses en la capital Libia entre cientos de combatientes revolucionarios y partidarios de Moamar Gadafi cuando un grupo intento izar la bandera verde, símbolo del régimen del depuesto gobernante.

La lucha comenzó cuando un grupo que portaba la bandera del anterior régimen apareció en calles del vecindario de Abu Salim, donde se ubica una prisión de mala fama que tiene el mismo nombre, en Trípoli.

Al grito de "Dios es grande", los combatientes antigadafistas convergieron en la zona con camionetas pickup que llevaban armas montadas en la parte descubierta e instalaron puestos de control mientras se escuchaban los disparos en las calles de ese sector, que se ha persistido como un reducto leal al otrora gobernante.

Los nuevos hechos de violencia en Trípoli ponen de relieve las dificultades que afrontan los nuevos gobernantes en Libia para la restauración del orden mientras Gadafi continúa fugitivo. Trípoli había permanecido relativamente en calma desde su captura a finales de agosto par parte de los otrora rebeldes.

Desde donde se oculta, Gadafi ha transmitido diversos mensajes de audio en su intento por arengar a la lucha contra las autoridades de transición de este país del norte de Africa

Según testigos, el tiroteo dio inicio cuando una decenas de hombres y mujeres intentaron izar la bandera verde en el extremo de una calle en el distrito Hay Nasr.

"Me asomé por la ventana y vi a un grupo de entre 50 y 80 personas, hombres y mujeres, que portaban la bandera verde", dijo Abadi Omar, quien vive en uno de los edificios en el sector.

"Esas personas colocaron una de las banderas verdes en el extremo de nuestra calle. Entonces llegaron los rebeldes (revolucionarios) y las personas desaparecieron".

Las fuerzas revolucionarias empezaron a a peinar todos los edificios en la zona y encontraron armas en algunas azoteas, muchas escondidas bajo tanques de agua, dijo Omar. Los francotiradores abrieron fuego y dio inicio a la lucha mientras los combatientes antigadafistas emprendían una persecución en los alrededores de los edificios, que están muy cerca unos de otros.

___

Los periodistas de The Associated Press, Kim Gamel, en Trípoli, y Christopher Gillette, en Sirte, contribuyeron a este despacho.