La Asamblea Legislativa autorizó al gobierno del presidente Mauricio Funes a negociar con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un préstamo por 100 millones de dólares, destinado a reforzar el presupuesto de las reformas estructurales del sector energía eléctrica.

El préstamo fue aprobado con los votos de 55 de los 84 diputados de la Asamblea Legislativa, a excepción de los representantes de la ex gobernante Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

La diputada Mílena Calderón Sol dijo que "Arena no dará sus votos por préstamos de libre disposición que van más para tapar el agujero fiscal que para otros proyectos".

La diputada de Arena argumentó que se trata de otro crédito que sería utilizado para reforzar el presupuesto en área deficitarias, pese a que el contrato tiene un destino específico.

Según el documento oficial, el préstamo va destinado al "Programa de Apoyo Programático de la Agenda de Reformas Estructurales del Sectror Energía Eléctrica".

La diputada Lorena Peña, del partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), aseguró en el pleno que "no se trata de préstamos de libre disponibilidad, es un refuerzo presupuestario que tiene definidos sus destinos en el presupuesto".

Sostuvo que el gobierno está buscando que el endeudamiento tienda a la baja y recordó que en el gobierno comenzó en el 2009, cuando llegó al poder, con un plan de endeudamiento para los cinco años siguientes .

El gobierno también ha solicitado un préstamo por 45 millones de dólares al BID para un programa de transporte en la capital.