El cante y el baile de la compañía Madera Vieja irrumpe desde hoy en el Festival Flamenco de Bogotá con su "Cádiz por Alegrías", un espectáculo que ahonda en las raíces de este arte andaluz y que sin duda atrapará al público colombiano.

Se trata de un montaje basado en todo el folclore de Cádiz, tierra flamenca por excelencia, y que, según explicó a Efe su director, Joaquín Linera Cortés, incluye "alegrías, tangos gaditanos y bulerías".

Linera, quien ha puesto la música a importantes artistas de este género, como Pansequito, Rancapino, Sara Baras y Alejandro Granados, es un enamorado de su tierra, a la que describe como "salada de todas", en la que no falta ni la fiesta ni el júbilo de la gente.

"La alegría es un cante, baile o toque con mucho aire, con mucha armonía y muy fiestero", así describió Linera Cortés este palo del flamenco, que da nombre al espectáculo y no falta en ninguna parranda andaluza.

"El Niño la Leo", como se conoce al director y guitarrista de la compañía, está convencido de que el público de Bogotá va a gozar con este espectáculo, y para ello se comprometió a entregarlo todo en el escenario del imponente Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

A juicio del artista, "Latinoamérica tiene la idiosincrasia de que son gente fresca, con sabor, con aire, con ganas de vivir y con ganas de pasárselo bien".

Por eso, el objetivo de esta puesta en escena es mostrar a pueblos y culturas ajenas al flamenco las peculiaridades y la "gracia" del folclore andaluz, considerado un arte mayor tanto dentro como fuera de su tierra originaria.

"Pero esta cultura va mucho más allá. Cádiz está bañada por el mar, y eso nos refresca, nos da mucha alegría, paz y armonía, pero a la vez un nerviosismo y entonces todos los cantes que vamos a trabajar son muy fiesteros", aseguró Linera.

Y eso es cierto, pues con sus voces, sus taconeos y sus giros de muñecas, consiguen trasladar al espectador a las playas gaditanas, a sus fiestas, y al alborozo y griterío de sus gentes.

La idea nació de la mente de la coreógrafa Lydia Cabello, quien confesó a Efe haberse inspirado en su tierra "llena de arte y pureza".

Para Cabello, la riqueza cultural que han querido transmitir con esta apuesta musical se fundamenta en que "cada ciudad, cada pueblo, tiene su música regional y el nuestro es el baile por alegrías, el tanguillo de Cádiz y la bulería".

Precisamente, la bulería es la encargada de poner el punto y final a la fiesta flamenca, "después del espectáculo, de lo serio y la disciplina, es el momento de disfrutar, de pasarlo bien y de dejar que llegue la fiesta".

Madera Vieja está compuesto por nueve artistas unidos desde 1999: cuatro cantaores, May Férnandez, Samara Montañez, Pilar Sierra y Francisco Reyes; tres bailaores, Lydia Cabello, Yolanda Cabello y Eduardo Guerrero; un percusionista, Eduardo Gómez; y el guitarrista y director Joaquín Linera Cortés.

Para describir lo que significa el nombre de su agrupación, hacen una comparativa entre la madera y el flamenco: "cuantas más raíces y más viejo es un árbol, mejor es su sabia, luego cuantas más raíces tenga nuestro flamenco, mejor calidad tendrá", expresó Linares.

Los bogotanos podrán disfrutar de este espectáculo desde hoy, viernes, y hasta el domingo, dentro del Festival de Flamenco que concluye el siguiente fin de semana con la actuación de Farruco, uno de los grandes bailaores y miembro de una importante dinastía gitana.