Un grupo de investigadores en Sudáfrica descubrió lo que podría ser el estudio artístico más antiguo del mundo.

En la cueva de Blombos se halló un taller donde hace 100.000 años se mezclaba y almacenaba ocre para la elaboración de pigmento rojizo, en la costa sur, una zona escabrosa cercana a Ciudad del Cabo.

Al mismo tiempo, los científicos encontraron algunas herramientas de piedra afiladas así como evidencia de actividades de pesca.

Este hallazgo más reciente fue difundido en la edición del viernes de la publicación Science. El descubrimiento incluye fragmentos de ocre, morteros, conchas utilizadas como recipientes, así como hueso y carbón a los que se combinaba con el pigmento.

El investigador jefe Christopher Henshilwood, de la Universidad de Bergen, Noruega, dijo que el descubrimiento representa un hito en la evolución del proceso mental complejo del hombre.

El ocre tal vez se utilizó para pintura, decoración y protección de la piel, según los investigadores.

El descubrimiento muestra que incluso en aquella época "los humanos tenían la capacidad conceptual para obtener, combinar y almacenar sustancias que posiblemente eran utilizadas para realzar sus prácticas sociales".

Dos juegos de herramientas separados para trabajar el ocre fueron encontrados en el lugar, según los investigadores.

Hensilwood, también afiliado a la Universidad de Witwatersrand, de Sudáfrica, dijo en un comunicado que los investigadores consideran que los fragmentos de ocre eran frotados contra una roca para convertirlo en polvo fino.

Este polvo era mezclado con hueso triturado, carbón, piedra molida y líquido, en tanto que la mezcla era colocada en conchas de abulón y se le revolvía con un hueso, agregó.

___

En internet:

La publicación Science: http://www.sciencemag.org