El Parlamento de El Salvador declaró estado de calamidad en los tres departamentos más afectados por las lluvias, que han causado al menos cinco muertos, tres desaparecidos y más de 4.300 evacuados, informaron hoy fuentes oficiales.

El "estado de calamidad y desastre" abarca a los departamentos de La Paz (centro), Sonsonate y Ahuachapán, ambos en occidente y este último fronterizo con Guatemala, según el decreto aprobado anoche por la Asamblea Legislativa, dijo este viernes a la televisión local el director de Protección Civil, Jorge Meléndez.

Un portavoz legislativo indicó que la Asamblea, de 84 miembros, aprobó la declaración con el voto favorable de los 60 diputados presentes en la sesión, por iniciativa del minoritario Partido Demócrata Cristiano.

La declaración supone la asignación de recursos extraordinarios del Gobierno para atender las emergencias en esos departamentos, entre otras medidas, explicó Meléndez.

En principio, la declaración sólo se aprobó para el municipio de San Francisco Menéndez (Ahuachapán), el más devastado por las inundaciones; luego se amplió a cinco de los 14 departamentos del país, pero finalmente se aprobó para tres, luego de varias horas de discusiones.

Meléndez dijo que se analiza la posibilidad de declarar alerta roja (emergencia) en algunas zonas donde las lluvias siguen causando estragos, aunque en otras partes han disminuido.

La Dirección de Protección Civil mantiene alerta roja en San Francisco Menéndez; alerta naranja (alto riesgo) en la faja costera y alerta amarilla (prevención) en el resto del país.

El ministro de Gobernación (Interior) y presidente de la Comisión Nacional de Protección Civil, Ernesto Zelayandía, informó a periodistas que se confirmó la quinta víctima de las lluvias, un hombre que se ahogó en San Julián (Sonsonate).

Los demás fallecidos son otros dos hombres también ahogados en Sonsonate y La Libertad, y dos mujeres soterradas, una en Santa Ana (occidente) y la otra cerca de San Salvador.

También se registran tres desaparecidos y tres lesionados, según un informe preliminar de Protección Civil.

Zelayandía, preguntado sobre damnificados por las inundaciones y deslizamientos de tierra, no precisó la cantidad y reiteró que más de 4.300 personas reciben atención en unos 70 albergues en las regiones más afectadas.