En el buzón de la casa de vez en cuando llega una carta o una tarjeta, pero no mucho más. Llegan masivamente panfletos publicitarios, facturas, revistas y catálogos.

Pero una carta personal, quizás una cada dos meses.

Lo que ocurre es que la correspondencia ha sido sustituida por el correo electrónico y los mensajes por Twitter, Facebook y similares.

"En el futuro, lo que eran las cartas de amor antiguas ya no se encontrarán en cajas en los áticos sino en el internet y las podrá leer quien lo desee", dijo Webster Newbold, profesor de Inglés en la Universidad Estatal Ball en Muncie, Indiana.

En 2010, el hogar típico recibió una carta personal cada siete semanas, según el estudio-encuesta que efectúa cada año el Servicio Postal. Todavía hasta 1987 — fecha relativamente reciente — llegaban a los buzones dos cartas por semana, sin incluir tarjetas de felicitación o invitaciones.

La situación actual es muy distinta a la de los primeros días de Estados Unidos. Cuando Benjamín Franklin estuvo a cargo del correo, las cartas unían a los estadounidenses que geográficamente se encontraban distantes unos de otros.

"Hoy si escribo, es sólo a mi madre; y un mensaje breve", dijo el coordinador de programas lectivos Andy Aldrich, que vive en Vienna, Virginia.

Aldrich dijo que cada cuatro meses envía a su madre una carta escrita a mano. Con esa salvedad, él se comunica con otros parientes principalmente por correo electrónico, mensajes de texto y Skype.

Bob Cvetic, de Waldorf, Maryland, especialista en salud en una corporación policial, aseguró que los medios diferentes de comunicación tienen propósitos distintos.

"Los correos electrónicos son una cosa rápida", dijo. "Las cartas son cartas. Cuando escribo una carta a un amigo es un mensaje personal. Sería impropio el envío de un correo electrónico que diga 'hola, lamento saber que perdiste a tu padre'''.

Mike Stanley, de Silver Spring, Maryland, dijo que utiliza el Servicio Postal principalmente para el pago de recibos. En agosto, le envió una tarjeta de cumpleaños a su hermana. "No envío cartas. Utilizo el celular o el correo electrónico", dijo. "Es más rápido".

Incluso los pagos de los recibos por correo como hace Stanley ya no es la norma, y según el Servicio Postal, "por primera vez, en 2010, menos de 50% de todos los recibos fueron saldados por correo".

El Servicio Postal dijo que la declinación en el número de cartas escritas se debe "principalmente a la adopción del internet como el medio favorito de comunicación".

La pérdida del correo lucrativo de primera clase es sólo uno de los aspectos de las dificultades financieras de la entidad debido al pago de recibos por internet y la declinación de otros servicios postales.

El Servicio Postal afronta este año pérdidas por 8.000 millones de dólares o más.

Sin embargo, quizá alcanzará un valor incalculable lo que la gente del futuro pierda en cuanto a lo que conozca de nosotros en la actualidad.

En los inicios del correo se enseñaba formalmente el "arte" de escribir cartas, explicó Newbold.

"Las cartas eran el medio favorito de comunicación entre los individuos e incluso eran importantes en las comunidades, debido a que se compartían, se leían en voz alta y se publicaban", apuntó.

"Las cartas cumplían la función cultural que cumplen hoy las revistas académicas, reseñas de libros, revistas, documentos legales y empresariales, mensajes diplomáticos, etc. Por supuesto que también eran importantes en un sentido más íntimo, entre familias, amigos cercanos, amantes y pretendientes para iniciar y preservar relaciones personales y mantener vivos los vínculos cuando la distancia era un obstáculo real e insuperable".

"Es muy prematuro decir con toda certeza si las personas utilizan el correo electrónico, los mensajes por textos, Twitter, Facebook y similares en la misma forma como antes lo hicimos con las cartas; quizá las personas utilizan cada uno de estos medios en forma distinta; algunos de estos medios propician el acercamiento de las personas así como los intercambios amistosos o íntimos. Al parecer el correo electrónico es el medio más similar al envío de cartas", afirmó Newbold.

Sin embargo, Aaron Sachs, profesor de Estudios e Historia de Estados Unidos en la Universidad de Cornell, dijo que "una de las ironías para mí es que todos dicen que los medios electrónicos acercan a las personas, pero creo que como medio termina separándonos más. Ya no tenemos la intimidad de cuando íbamos al ático y leíamos las cartas de la abuela".

"Parcialmente me gusta ser historiador por la experiencia sensorial que nos causa tener en frente documentos antiguos" y cartas, dijo. "A veces, cuando me preguntan a qué me dedico, respondo que a leer el correo de otras personas".

"La escritura de cartas es un aspecto de la identidad de las personas", agregó. "Antes, cuando se escribía una carta se hacía para una persona particular, y las personas contaba cosas muy íntimas".

Hoy con la exposición pública de medios como Facebook, las personas quizá no dicen lo mismo, apuntó. Cuando las personas difunden sus mensajes en los medios digitales "es una manera muy distinta de compartir".

___

Stacy Anderson, de The Associated Press, contribuyó a este despacho.

___

En internet:

Servicio Postal de Estados Unidos: http://www.usps.com/