El fiscal general de Connecticut anunció el viernes que se llegó a un arreglo en las demandas que afirmaban que tres de las principales agencias calificadoras de deuda del país daban calificaciones artificialmente bajas a algunas ciudades.

La oficina del fiscal George Jepsen dijo que, como parte del arreglo, Moody's Investors Service Inc., Standard & Poor's y Fitch Inc. le darán al estado un descuento de cerca de 900.000 dólares sobre calificaciones futuras de bonos.

Las demandas fueron presentadas en julio del 2008 y acusan que prácticas engañosas de las agencias cuestan a los contribuyentes millones de dólares en seguros innecesarios y pagos de altas tasas de interés.

La oficina de Jepsen dijo que las agencias negaron haber violado las leyes, pero aceptaron los arreglos para evitar ir a juicio.

El vocero de S&P, Edward Sweeney dijo que la agencia estaba complacida de haber llegado a una resolución amistosa.