El presidente Felipe Calderón consideró el viernes que el estado mexicano de Veracruz fue dejado en las manos del cartel de las drogas de Los Zetas.

El mandatario se ha quejado en el pasado de que gobiernos anteriores no hicieron lo suficiente para evitar que creciera el problema del narcotráfico en distintas zonas del país, aunque hasta ahora no había sugerido que un estado pudiera haber sido entregado a criminales.

En un encuentro con víctimas de la violencia y representantes de la sociedad civil, Calderón no especificó quién, según él, es el responsable.

"Veracruz, que yo creo que se dejó en manos de Los Zetas, no sé si involuntariamente, probablemente, quiero suponer", dijo Calderón y agregó que de no haber emprendido la batalla contra el crimen organizado, ellos hubieran tomado el país entero.

Veracruz, en los márgenes del Golfo de México, ha padecido la violencia atribuida al crimen organizado y que se ha incrementado en las últimas semanas con dos asesinatos masivos de un total de 67 personas.

El mandatario defendió nuevamente su decisión de lanzar una ofensiva contra el crimen organizado apenas llegó al poder en diciembre de 2006, y aseguró que si "no hubiera enfrentado al crimen, se habrían apoderado del país, eso... lo aseguro".

Las dos masacres recientes en Veracruz han ocurrido en medio de enfrentamientos que autoridades atribuyen a disputas entre Los Zetas y un grupo ligado al cartel de Sinaloa.

En los últimos meses ha habido algunos señalamientos contra el ex gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, quien dejó el cargo en diciembre de 2010.

Durante sus seis años de su gobierno, Veracruz estuvo relativamente en calma en términos de violencia. Adversarios políticos lo han acusado de haber permitido a Los Zetas operar en el estado. Herrera ha negado esos señalamientos.

A partir de 2011, Veracruz se ha visto afectado por asesinatos y tiroteos, incluido un ataque de granada en una avenida turística que mató a una persona.

Hace unas semanas, Miguel Angel Yunes — ex candidato al gobierno de Veracruz en 2010 por el conservador Partido Acción Nacional — declaró a la prensa que Herrera se había dedicado a ocultar lo que sucedía.

En una entrevista hace unos días con MVS Radio, Herrera rechazó la declaración y acusó a Yunes de estar detrás del vídeo anónimo y atribuyó las acusaciones a la perversidad, el odio y el rencor.

Herrera no respondió de inmediato a un correo electrónico de la AP.

En tanto, en el estado de Sinaloa, infantes de marina mataron a cinco presuntos narcotraficantes en un enfrentamiento en la ciudad costera de Mazatlán, dijo el viernes la Marina en un comunicado.

Más de 35.000 personas han muerto desde que el presidente Calderón lanzó su ofensiva contra el narco a finales de 2006, de acuerdo con cifras del gobierno. Algunos grupos dicen que son ya más de 40.000 muertos.

Asimismo, la policía encontró el viernes los cuerpos de tres hombres que habían sido torturados y ejecutados con un balazo en la cabeza en la ciudad de Apatzingán, en el estado de Michoacán.

Dos de los hombres estaban dispuestos en sillas mientras que el otro estaba en el suelo en una rotonda a la entrada de la ciudad. La policía también encontró un mensaje de amenaza firmado por el grupo narcotraficante llamado los Caballeros Templarios, informó la procuraduría de justicia de Michoacán en un comunicado.

Y en la ciudad turística de Acapulco, en el estado de Guerrero, siete hombres fueron asesinados durante tres ataques distintos, informó la policía.

Un padre, su hijo y otros dos hombres murieron a tiros en el interior de un taller automotriz, informó a través de un comunicado el departamento de Seguridad Pública del estado de Guerrero.

Otros dos hombres murieron en una zona residencial y el cadáver de uno más fue hallado en el interior de un hotel, pero aún se desconocen las causas de muerte de las víctimas de estos casos, informaron las autoridades.