El gobierno brasileño anunció el viernes un plan para prevenir los efectos de avalanchas como las que a principios de año causaron la muerte de cientos de personas en la zona montañosa cercana a Rio de Janeiro.

El plan incluye la creación de un banco de datos con las ciudades que tengan áreas consideradas de riesgo, en las que las autoridades podrán prohibir la construcción de viviendas.

Las ciudades podrán voluntariamente pedir su inclusión en el banco de datos y recibirán ayuda de las autoridades federales o estatales para enfrentar la situación y para elaborar los mapas de las zonas potencialmente vulnerables.

En aquellas ciudades que no participen del programa, los gobiernos federal o estatal podrán intervenir para tomar medidas de prevención.

El gobierno federal hará periódicamente una actualización del banco de datos, incluyendo los niveles de ocupación de las zonas de riesgo.