El ex presidente socialista Tabaré Vázquez (2005-2010) anunció el jueves que se retira de la política tras el escándalo que suscitó al declarar que en 2006 pidió ayuda al entonces presidente de Estados Unidos George W. Bush ante un eventual conflicto armado con Argentina.

Las declaraciones de Vázquez afectaron especialmente a la coalición oficialista del Frente Amplio.

"Dichas declaraciones considero que fueron inoportunas... pueden dañar la imagen política del Frente Amplio y del proyecto de izquierda", dijo Vázquez en un comunicado al que tuvo acceso AP.

Agregó que hizo las declaraciones "teniendo en cuenta... las excelentes relaciones que felizmente hoy tienen nuestros dos países hermanos. De cualquier manera, y muy lejos de mis intenciones, las mismas pueden dañar esas relaciones, al proyecto político de la izquierda uruguaya y al propio Frente Amplio. Por todo ello presento mis excusas y anuncio mi retiro de la actividad política pública".

Vázquez, de 71 años, oncólogo de profesión, ya se había virtualmente lanzado a una segunda postulación presidencial para las elecciones de 2014. Incluso la senadora Lucía Topolansky, esposa del actual mandatario José Mujica, había dicho que si el Frente Amplio se lo pedía aceptaría ser candidata a la vicepresidencia con Vázquez.

El martes, Vázquez relató durante una conferencia en un colegio de Montevideo que cuando en 2006 visitó Estados Unidos le pidió a la secretaria de Estado Condoleezza Rice que Bush dijera públicamente que "Uruguay era un país amigo y socio", en momentos en que el diferendo con Argentina por la instalación de una planta procesadora de celulosa se encontraba en su punto más álgido. Según Vázquez, entre las hipótesis que barajó estaba la de un conflicto armado con Argentina.

Desde Argentina hubo fuertes críticas a las expresiones de Vázquez.

El ex mandatario mantuvo cordiales relaciones con Bush, a quien agradeció que el Tesoro de Estados Unidos le concediera a Uruguay en 2003 un préstamo de 1.500 millones de dólares que fue determinante para la recuperación financiera del país tras la crisis de cierre de bancos y fuga masiva de depósitos un año antes. Bush visitó Uruguay en 2007, causando irritación en sectores del Frente Amplio que boicotearon las reuniones pese a tener representantes en el gabinete de Vázquez.

Por entonces Vazquez y su ministro de Economía Danilo Astori, actual vicepresidente de Mujica, habían propuesto la firma de un tratado de libre comercio (TLC) con Estados Unidos, pero debieron dar marcha atrás ante la oposición de la cancillería y de sectores radicales de izquierda.

Desde 2006 y por más de tres años los habitantes de la provincia argentina de Entre Ríos mantuvieron bloqueado el principal puente que une ambos países en rechazo a la planta instalada sobre la margen uruguaya del compartido río Uruguay que aseguraban contaminaría el curso de agua.

La crisis bilateral se resolvió luego de que la Corte Internacional de Justicia de La Haya desestimó en abril de 2010 una denuncia del gobierno argentino contra la planta de celulosa por contaminación. A partir de entonces ambas naciones recompusieron la relación y se comprometieron a un monitoreo científico conjunto de las aguas del río Uruguay.

Como represalia de la disputa, Vázquez vetó en 2008 la designación del ex presidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007) como secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que enmendó posteriormente Mujica votando a su favor.

Astori dijo que tiene "la esperanza de que la reflexión tranquila nos permita seguir contando con Tabaré Vázquez en el área de la política pública". Acotó que "dada la trascendencia de la noticia, el comunicado me ha conmovido mucho y me duele mucho".

Pero el senador del partido Colorado de oposición Pedro Bordaberry se mostró escéptico.

"No le creo nada, esto de anunciar retiros que no se van a concretar le hacen mal al sistema político, a la credibilidad del sistema. Yo no creo en los reyes magos. Todos sabemos que dentro de muy poco va a volver a la actividad pública", aseguró.