El boliviano Carlos Mamani, uno de los 33 mineros de Atacama que permanecieron atrapados en la mina San José, fue detenido por presunta violencia intrafamiliar horas antes de la conmemoración del primer aniversario del rescate, que se celebra hoy.

Una fuente del Juzgado de Garantía de la ciudad de Copiapó, en el norte de Chile, confirmó a Efe que Mamani será sometido a control de detención este jueves.

Si bien no pudo precisar los motivos de su arresto, medios locales aseguran que el minero fue detenido en la noche del miércoles por presunta violencia intrafamiliar.

Mamani permanece detenido mientras sus compañeros asisten hoy a los actos programados en los alrededores de la mina San José y en la ciudad de Copiapó para recordar el mediático rescate que culminó el 13 de octubre de 2010.

Casado con Verónica Quispe y padre de un niña de dos años y medio, Mamani, de 24 años, llevaba sólo cinco días trabajando en el yacimiento San José cuando se produjo el derrumbe que les dejó durante 70 días atrapados bajo tierra.

Mamani, único extranjero del grupo, fue el cuarto minero rescatado y, al salir del yacimiento, recibió una oferta del presidente boliviano, Evo Morales, para regresar a su país, pero finalmente decidió quedarse junto a su familia en Copiapó, a 800 kilómetros al norte de Santiago.