Un terremoto de 6 grados de magnitud sacudió hoy las aguas al suroeste de la turística isla de Bali, en Indonesia, tras el que se registraron al menos 50 heridos y numerosos desperfectos en templos y otros edificios.

Los medios locales informaron de que los tejados de algunas casas se han derrumbado y las paredes de algunos templos de la costa han resultado dañadas tras el temblor.

Asimismo, las escuelas, edificios de oficinas y hospitales han sido evacuados tras el terremoto mientras que en la localidad de Kuta, uno de los centros turísticos de la isla, los visitantes, sumidos en el pánico, han abandonado sus hoteles.

El temblor ocurrió por la mañana a 61 kilómetros de profundidad y a unos 100 kilómetros al suroeste de Denpasar, en Bali, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos, que mide la actividad sísmica de todo el mundo.

Por su parte, la Agencia de Meteorología y Climatología de Indonesia elevó la magnitud del sismo en 6,8 grados y apuntó que no existe riesgo de tsunami.

El pasado marzo, otro seísmo de 6,5 grados se produjo a unos 250 kilómetros de Bali a una profundidad de 508 kilómetros, sin causar víctimas ni daños materiales.

Indonesia está ubicada dentro del denominado "Anillo de Fuego del Pacífico", una zona de gran actividad sísmica y volcánica que registra unos 7.000 temblores al año, la mayoría de escasa magnitud.

El 26 de diciembre de 2004, un poderoso terremoto al oeste del archipiélago originó un tsunami que afectó a una docena de países bañados por el océano Índico y mató a más de 226.000 personas.