El rápido crecimiento del comercio de China se desaceleró en septiembre en medio del descenso de la demanda mundial y el enfriamiento de la economía china, mientras que su superávit que ha provocado susceptibilidades políticas se reducía a 14.500 millones de dólares.

El crecimiento de sus exportaciones bajó a 17,1% con respecto a un año previo en baja del 24,5% de agosto, según un reporte de aduanas publicado el jueves. Las importaciones bajaron 20,9%, con respecto al 30,2% de agosto.

La demanda de los productos chinos ha sido afectada por la crisis de la deuda de Europa y los males económicos de Estados Unidos, mientras que los esfuerzos de Beijing para enfriar su acelerada economía con reducciones de inversión y alzas de las tasas de interés han bajado el propio apetito de China por la importación de materias primas y otros productos extranjeros.

La débil demanda de China significa un revés para los exportadores de otras naciones que buscan su relativo robusto crecimiento para ayudar a impulsar el consumo mundial. Beijing trata de controlar su crecimiento que llegó al 9,5% en el trimestre que concluyó en junio a un nivel más sostenido. Se pronostica que la expansión decrecerá al 9% en el más reciente trimestre.

Pese a la desaceleración del crecimiento, las exportaciones de septiembre seguían teniendo un nuevo récord mensual a 169.600 millones de dólares. Mientras que las importaciones eran de 155.100 millones de dólares.

El superávit comercial bajó con respecto a agosto de 17.800 millones de dólares y muy por debajo de julio cuando obtuvo su mayor nivel en 30 meses con 31.500 millones de dólares.

___

Administración General de Aduanas de China: www.customs.gov.cn