Un empresario de Nueva York compró una réplica a escala de la Estatua de la Libertad de 2,74 metros de alto (nueve pies) por más de un millón de dólares y la develó el miércoles.

La pequeña estatua fue presentada en Manhattan a pocos kilómetros de su gran hermana en el Puerto de Nueva York. La original mide 46 metros (151 pies) de alto.

El creador de la Estatua de la Libertad, el francés Frederic-Auguste Bartholdi, comenzó su trabajo con una escultura de yeso. La tecnología actual hizo posible que se replicara ese modelo en bronce sin dañar el original. El propietario dijo que es el único modelo a escala en Estados Unidos, hasta ahora sólo se han realizado 12 piezas en bronce.

El propietario de la pequeña estatua, Leonard Stern, es presidente de The Hartz Group, que incluye firmas editoriales y bienes raíces. Stern dijo que pagó más de un millón de dólares por la escultura pero que verla cada día lo hará sentir "enriquecido".