La fabricante italiana de neumáticos Pirelli anunció hoy que invertirá 300 millones de dólares para construir en Argentina una planta de neumáticos para camión, que será la mayor de este tipo en Latinoamérica y que prevé inaugurar en 2014.

El anuncio de inversión fue realizado por el presidente mundial de Pirelli, Marco Tronchetti Provera, y el titular de la filial local, Franco Livini, en una audiencia con la presidenta argentina, Cristina Fernández.

Pirelli dijo en un comunicado que el Gobierno argentino le "acompañará en el desarrollo del proyecto, financiando parte de la inversión" y "asegurando la provisión de servicios de gas y energía eléctrica".

El proyecto prevé una capacidad productiva de aproximadamente 700.000 unidades por año, empleando alrededor de 700 trabajadores.

Pirelli dijo que para una etapa posterior a la conclusión de la planta prevé inversiones adicionales por 200 millones de dólares para alcanzar una capacidad productiva de 1,4 millones de unidades al año y una plantilla de 1.200 trabajadores.

Pirelli ya posee una fábrica de neumáticos para autos y camionetas en la localidad bonaerense de Merlo, donde trabajan 1.100 personas.

La compañía dijo que "en los últimos años aumentó progresivamente la presencia industrial directa en los mercados que, como Argentina, registran mayores índices de crecimiento y además costos industriales competitivos, en el ámbito de una lógica regional que consiste, entre otros, en contener los efectos derivados de las fluctuaciones del tipo de cambio".

"La nueva fábrica, en particular, permite satisfacer el aumento de la demanda de neumáticos radiales de camión, en un país cuyo crecimiento económico está atrayendo nuevas inversiones por parte de la industria automotriz", dijo Pirelli.

Con la nueva planta en funcionamiento -cuya producción en un 50 % será destinada al mercado local-, Argentina representará el 13 % de la producción total de neumáticos para camión del grupo Pirelli.

La compañía prevé obtener este año una facturación por sus operaciones en Argentina de 500 millones de dólares, un 40 % más que 2010.