Al menos cinco personas murieron hoy y otras siete resultaron heridas en distintos ataques en Irak, donde la policía abatió a un cabecilla de Al Qaeda y capturó a otro, informó a Efe una fuente del Ministerio del Interior iraquí.

Según las fuentes, dos civiles perdieron la vida y otros cinco sufrieron heridas por el estallido de un artefacto cerca de una patrulla de la policía en una calle de la ciudad de Faluya, a unos 50 kilómetros al oeste de Bagdad.

En otro suceso, un grupo armado asesinó a tiros a un policía e hirió a otros dos en un ataque contra un puesto de control en la ciudad de Ramadi, también ubicada al oeste de Bagdad.

En una agresión similar, pistoleros mataron a un agente del orden en un puesto de seguridad en un barrio del sur de Bagdad, precisó la fuente.

Además, un soldado falleció por la detonación de una bomba al paso de un vehículo militar, en el área de Al Sherkat, a unos 110 kilómetros al norte de la capital iraquí.

También en esta zona las fuerzas de seguridad abatieron hoy al supuesto jefe militar de la organización terrorista Al Qaeda de Al Sherkat, que fue identificado como Ahmed Hasan Hauiya.

Este no fue el único golpe que recibió hoy la organización terrorista, ya que la policía logró capturar a un presunto cabecilla de Al Qaeda, Oday Fares, en una vivienda de la provincia de Kirkuk, a unos 250 kilómetros al norte de Bagdad.

Fares, condenado a muerte, había escapado hace dos años de la cárcel de Tikrit, capital de la provincia de Salahadin, al norte de la capital iraquí.