El tenor español José Carreras se refirió hoy en Viena a la posibilidad de volver a participar en un montaje operístico y aseguró que no le gustaría retirarse de los escenarios sin cantar de nuevo "al menos una ópera".

Carreras manifestó ese deseo tras la ceremonia en la que le fue entregada la Medalla de Honor de Oro de Viena, una ciudad con la que el barcelonés mantiene desde hace décadas una estrecha relación.

"Podría ser. Está muy incipiente la idea, pero esperemos que haya la posibilidad. Yo no quisiera dejar de cantar sin de nuevo cantar una ópera, al menos una, en el escenario", reconoció el afamado tenor en declaraciones a Efe.

Un proyecto sobre el que Carreras no dio más detalles y que, explicó, "está muy al principio". El cantante hace años que no actúa en un montaje operístico, pese a que sigue ofreciendo recitales y conciertos, como el espectáculo "Amor y Pasión" que llevará mañana al escenario del Konzerthaus vienés.

Respecto al homenaje de hoy, Carreras aseguró: "Estoy encantado y feliz de recibir esta medalla de oro de una ciudad que llevo en mi corazón desde el primer momento que viene".

El tenor agradeció el "afecto y el respeto" del público de la ciudad y confió en seguir disfrutando muchos años de "las emociones y momentos maravillosos" que ha vivido en ella, "si no en el escenario (...), cuando venga, seguro que a menudo en el futuro próximo, como un visitante".

"Creo que el modo como los artistas nos sentimos tratados en esta ciudad es extraordinario, y el afecto y el reconocimiento que recibimos es estupendo y recibir la máxima distinción posible de la ciudad para mi es un gran motivo de satisfacción y de agradecimiento", declaró Carreras.

El catalán es miembro honorífico de la Ópera de Viena y Austria le concedió el prestigioso título de "Kammersänger" o "cantante de cámara"

Desde su debut vienés en 1974, Carreras se ha subido en 138 ocasiones al escenario de la Ópera de Viena, como recordó hoy su director, el francés Dominique Mayer.

"Ya tiene casi todas las medallas del mundo, pero encuentro hermoso que una ciudad para la que la ópera significa tanto le entregue este reconocimiento", saludó el musicólogo galo a Carreras, del que recordó sus comienzos en la música y los momentos más esplendorosos, y también los más duros, de su carrera.

Mayer se refirió así a la leucemia que le fue diagnosticada en 1987 y que superó tras un duro tratamiento, al tiempo que aplaudió la fundación creada por Carreras para luchar contra la enfermedad haya recaudado ya 60 millones de euros (82 millones de dólares).

"No es sólo un cantante maravilloso, sino también un caballero", dijo el director de la Ópera vienesa al referirse a la elegancia y la amabilidad que el tenor siempre ha mostrado con su público.

"Este es tu hogar y siempre serás bienvenido", señaló por su parte Andreas Mailath-Pokorny, concejal de Cultura del Ayuntamiento vienés, que aseguró que para esta ciudad es un "orgullo y un privilegio" que Carreras acepte la medalla que le fue entregada hoy.

Aunque en los discursos el arte y la música fueron los protagonistas, el representante municipal no dejó de recordar que el fútbol es otra de las grandes pasiones de Carreras algo que, según Mailath-Pokorny, "no es difícil si se es de Barcelona".

Una afición por el Barca que, reconoció Carreras, no es obstáculo en su amistad con el también tenor Plácido Domingo.

"Con Plácido no hay ningún tipo de problemas, de ningún tipo. Aunque es cierto que él es madridista y yo soy culé. Por lo tanto, hablamos de fútbol pero como debe ser, de manera civilizada".