El cantautor español Joaquín Sabina dijo hoy en Nueva York, donde comienza su primera gira en EE.UU., que le parece "estupendo" que en éste país haya también un movimiento de protesta similar al que surgió en España en repudio por los excesos del sistema financiero.

"Me parece estupendo que en Nueva York copien a los indignados de la Puerta del Sol. Es la primera vez que hemos ido por delante de algo", dijo hoy Sabina durante una conferencia de prensa.

Desde hace cuatro semanas en la ciudad de Manhattan se ha desarrollado un movimiento de "indignados" similar al de España, que surgió el pasado 15 de mayo, y que cuenta con el apoyo de otros actores o cantantes, aunque Sabina subrayó que no está en Nueva York "como indignado", sino como artista.

"Algunos artistas están de acuerdo y otros no. Los que estamos de acuerdo, porque también nos sentimos indignados como ciudadanos, hacemos lo que podemos y apoyamos, escribimos o nos vamos a la Puerta del Sol", dijo para agregar, al tiempo que subrayó que ha venido "a cantar, no a tomar el Puente de Brooklyn".

Sabina, que el domingo se presenta junto a su banda en la Gran Manzana en el primero de tres conciertos que hará en EE.UU. de su gira "El penúltimo tren", reconoció que su inspiración ha cambiado con los años, como ha ocurrido con otros artistas.

"Han cambiado fundamentalmente las musas que ya no se acuestan conmigo con la frecuencia que lo hacían antes y eso hace que las canciones no salgan tan desesperadas ni tan inspiradas, pero es normal", sostuvo el autor de "Hotel, dulce hotel" o "Mentiras piadosas".

"Las canciones cambian en la medida que uno cambia, crece y envejece y se hacen más tranquilas, íntimas y a lo mejor más intensas", sostuvo Sabina, quien dijo que espera que nunca cambie "la curiosidad, la intensidad y necesidad de escribir y cantar lo que me pasa".

El artista, de 62 años, recibió también este jueves un premio de su discográfica Sony "por su inestimable contribución a la cultura, música y poesía en el mundo hispano" con más de diez millones de discos vendidos de álbumes como "Ruleta rusa", "Viceversa", "19 días y 500 noches", "Alivio de luto" o "Vinagre y rosas".

"Es un gusto llegar a Nueva York y enterarme que he construido un edificio y recibir un premio", bromeó Sabina tras recibir el reconocimiento de manos del representante de Sony, Kevin Lawrie, quien le había dicho minutos antes que el edificio de 35 pisos de la empresa donde estaban, en la famosa avenida Madison, había sido construido gracias a las elevadas ventas de él y otros artistas de esa empresa.

Sabina recordó que su primera visita a Nueva York fue hace veinte años y lamentó que en esta ocasión no podrá visitar el mítico hotel Chelsea, donde se hospedaban famosas estrellas como Bob Dylan (1941, cantautor, músico, poeta estadounidense) y Leonard Cohen (1934, cantautor, poeta y novelista canadiense), y que está cerrado al público desde el pasado agosto.

El español aseguró que no se había presentado en EE.UU "porque no me llamaron antes", y porque ha dedicado "demasiadas energías" en recorrer América Latina donde hablan español "y tardé en enterarme que aquí también se habla y había escenario".

"En esta ciudad está mi ADN musical, algunos de mis grandes ídolos han estado sentados aquí también" dijo sobre artistas como Elvis Presley, a quien admira e imitaba al inicio de su carrera y que también grabó bajo el sello de Sony.

Sabina, que se presentará el domingo en el Manhattan Center donde hará un recorrido musical a través de su carrera, aseguró que no tiene que reconciliarse "con nada" con relación a EE.UU.

"Es verdad que mi generación tuvo un anti-americanismo, con mayúsculas y un poco entrecomillas, pero luego todos hemos cumplido años y desde el punto de vista de mis canciones, he aprendido mucho más de Dylan, de Cohen, que de Quintero, León y Quiroga", afirmó el artista, en relación al trío de compositores españoles, poetas y músicos, reconocidos por su autoría conjunta de muchas canciones populares en el género de la copla, eran Antonio Quintero, Rafael de León y Manuel Quiroga.

El cantautor andaluz aseguró además que si tuviera que elegir lo mejor de su carrera sería "conquistar Nueva York", que visita por tercera ocasión, y que estará marcada por su debut en la ciudad, tras la cual continuará la gira a la ciudad de Los Ángeles en California para presentarse el 20 de octubre en el teatro Nokia.

Su gira en EE.UU. de "El penúltimo tren" culminará el 23 de octubre en el American Airlines Arena de la ciudad de Miami.