La minera San Esteban, propiedad del yacimiento donde se produjo el accidente de los 33 mineros de Atacama, pagará al Estado chileno casi una cuarta parte de los 22 millones de dólares que costó el rescate, del que hoy se cumple un año.

Ese monto fue propuesto por la minera y aceptado por el Consejo de Defensa del Estado (CDE), encargado de representar jurídicamente al Estado, según informa hoy el diario La Tercera.

De acuerdo con el rotativo, el costo total de la denominada Operación San Lorenzo alcanzó unos 22 millones de dólares.

El Gobierno pidió al CDE que demandara a la minera San Esteban, propietaria del yacimiento San José, para recuperar esos gastos.

Sin embargo, la demanda presentada fue por un total de 5.323 millones de pesos (unos 10,6 millones de dólares al cambio actual), lo que incluye el uso de las perforadoras, los tubos de revestimiento del conducto y los repuestos para los taladros, entre otros gastos.

No contempla, en cambio, las facturas de empresas privadas que colaboraron con la estatal Codelco en este inmenso despliegue.

Finalmente el Estado, tomando en cuenta la poca liquidez de la empresa, que estaba pasando por un proceso de quiebra, y para obtener una rápida solución en este litigio, rebajó la cantidad demandada de 10,6 a 5,12 millones de dólares.

De esta forma, la sociedad deberá desembolsar un total de 2.560 millones de pesos (5,12 millones de dólares) para dar término al juicio.

"Este monto se acordó con el CDE e incluso con el Ministerio del Interior, considerando la capacidad de pago de la minera", explicó a La Tercera la síndico de quiebras, María Loreto Ried.

Parte de ese dinero se obtendrá a través de la venta del yacimiento, valorado en 20 millones de dólares y que ya ha atraído el interés de otras empresas mineras y de sociedades de inversión.

En ese sentido, Ried aseguró al diario que no hay problemas legales para que el yacimiento vuelva a ser explotado.

"La mina San José es rica en cobre y oro y, salvo el cumplimiento de las normas del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), nada impide explotar comercialmente el lugar", señaló.

En ese yacimiento, situado en el árido desierto de Atacama, comenzarán hoy los actos previstos para recordar el primer aniversario del rescate, que el 13 de octubre de 2010 logró izar hasta la superficie a los mineros tras 70 días de encierro.