La fabricante tecnológica taiwanesa Foxconn está a punto de concluir las negociaciones para implantar dos fábricas de pantallas líquidas en Brasil, informó hoy el titular de la cartera de Ciencia y Tecnología, Aloízio Mercadante.

El ministro aseguró en una rueda de prensa que las negociaciones de Foxconn están tan avanzadas que la empresa taiwanesa ya está conversando con varios gobiernos regionales para elegir la ubicación de la primera fábrica.

"Estamos buscando concluir las negociaciones de la primera fábrica, pero ésta será asociada a una segunda fábrica", explicó Mercadante, después de participar en una reunión entre la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, y el presidente de la empresa tecnológica, Terry Gou, en Brasilia.

Las dos fábricas de pantallas líquidas supondrían una inversión "mucho más compleja, de gran tamaño" y que generaría un gran número de empleos cualificados, según el ministro, que aportó detalles como el tamaño de la primera unidad manufacturera, que tendrá un área construida de cien hectáreas.

La presidenta brasileña exigió que "haya transferencia tecnológica sin condiciones, amplia, general y sin restricciones", según Mercadante.

La mayor parte de la mano de obra deberá ser brasileña, para lo que un grupo de ingenieros tendrá que realizar cursos de formación en China y Taiwán, y además Foxconn estará obligada a colaborar con socios locales.

La elección de la ubicación de las nuevas fábricas seguirá "criterios técnicos", dadas las grandes necesidades de energía, agua y de acceso a un aeropuerto internacional, entre otras exigencias.

Foxconn, implantada en Brasil desde 2003, posee cuatro plantas en las que fabrica aparatos de multinacionales tecnológicas como Sony y Nokia.

La empresa está levantando actualmente una fábrica exclusiva para productos de Apple, como el iPad y el iPhone, en la localidad de Jundiaí (São Paulo).

El ministro aseguró que se mantiene la previsión de la compañía de colocar en el mercado el primer iPad producido en Brasil el próximo diciembre.