España anunció el jueves que aplazaba la privatización de los aeropuertos de Madrid y Barcelona por pedido de los participantes en la licitación, que necesitan más tiempo para obtener financiación.

El gobierno hizo este anuncio dos semanas después de la suspensión de los planes de venta de acciones en la lotería nacional debido a las turbulencias en los mercados.

El gobierno quiere vender algo menos de la mitad de la AENA, la compañía que maneja los aeropuertos, y crear dos para manejar el aeropuerto madrileño de Barajas y el barcelonés de El Prat. La intención es que pasen a manos privadas en un 90%.

El plazo de presentación de ofertas fue extendido del 31 de octubre al 31 de enero, dijo AENA en un comunicado.

Para entonces la privatización estará a cargo de un nuevo gobierno, ya que el 20 de noviembre se realizan elecciones generales.