El exejecutivo de restauración Herman Cain se encuentra a la cabeza de la carrera por la candidatura presidencial republicana, mientras el gobernador de Texas, Rick Perry, se desploma y el exgobernador de Massachusetts, Mitt Romney, mantiene su electorado, según una encuesta publicada hoy.

En el sondeo, elaborado para el diario Wall Street Journal (WSJ) y la cadena NBC, el 27 por ciento de los consultados eligieron a Cain como su primera opción para las primarias republicanas, una escalada de 22 puntos porcentuales en seis semanas.

Romney se mantiene firme en el segundo lugar con un 23 por ciento, la misma proporción que obtuvo en una encuesta de WSJ de finales de agosto, mientras que Perry, favorito entonces, se desploma a un 16 por ciento, comparado con el 38 por ciento registrado en ese mes.

Los candidatos republicanos a la presidencia presentaron ayer sus planes económicos en un debate auspiciado por The Washington Post y Bloomberg, donde el proyecto de Cain fue objeto de bromas por parte de sus opositores.

La "fórmula" de la propuesta económica de Cain ha sido denominada "9-9-9 plan", "simple, neutral y eficiente", y está basada en reemplazar algunos de los impuestos que pagan hoy en día los estadounidenses.

Cain pretende con este plan echar abajo gran parte del código fiscal y reemplazarlo, con el tiempo y de manera temporal, de modo que se aplique un impuesto general sobre la renta del 9 por ciento, otro del mismo porcentaje a las empresas y un tercero sobre las ventas, por el mismo valor.

El "9-9-9" es el segundo paso de una estrategia económica de tres, que comenzaría reduciendo las tasas de impuestos individuales y corporativos a un máximo del 25 por ciento (por debajo del 35 por ciento actual).

El último paso de Cain para mejorar la economía estadounidense sería sustituir todos los impuestos, incluidos los 9s transitorios, por un impuesto nacional de ventas, dado a conocer como "impuesto justo".

En conjunto es, según los analistas, un plan muy radical y que costaría más de diez años llevar a cabo.

Cain, el único candidato republicano de raza negra, ganó en septiembre una consulta informal de votantes en Florida y quedó segundo en otro simulacro realizado el pasado sábado en Washington.

La encuesta, con un margen de error del 3,1 por ciento, fue realizada telefónicamente a 1.000 adultos, incluyendo 200 que sólo usan teléfono móvil, entre el 6 y el 10 de octubre.