El actor Emilio Estevez define a su cinta "The Way" como una película muy personal, con mucho corazón, inspirada en su hijo Taylor y dedicada a su abuelo paterno, originario de Galicia, en la cual logró la mejor actuación de su padre Martin Sheen.

Estevez dirigió y actuó en la cinta que narra la historia de Tom (Sheen), un oftalmólogo residente de California, cuya vida cambia drásticamente cuando le informan de la muerte de su hijo Daniel (Estevez) en los Montes Pirineos, quien había iniciado el recorrido del famoso Camino a Santiago de Compostela.

Estevez comenzó a trabajar en la cinta desde 2003, "en ese año mi papá fue a España con mi hijo Taylor, que tenía 19 años", dijo el jueves en entrevista telefónica con The Associated Press.

Taylor y Martin decidieron explorar como peregrinos el camino y fue tan impactante la experiencia que llegaron totalmente cambiados.

"Mi hijo se enamoró de España; decidió mudarse allá ... En el 2009 se casó con el amor de su vida Julia. La mamá de Julia se llama Milagros. Este acontecimiento fue como el primer milagro que nos regalo el camino", dijo el actor y director.

El otro resultado del viaje fue que Sheen le propuso a su hijo que escribiera un guión que relatara fragmentos de su recorrido y plasmara un poco de sí mismo y su aprendizaje en el filme.

"El me animó a que escribiera el guión. ¿Escribes esta película para mí?", dijo sonriente el director recordando las palabras de su padre. A Estevez le pareció un proyecto interesante, pero había que pulir la idea y convertirla en una historia completa.

"No es una película religiosa. No presenta dogmas. Es más bien una jornada espiritual", agregó.

Estevez no se identifica como religioso, pero considera que todos somos peregrinos en esta vida.

"Desde que damos el primer paso, empieza nuestro peregrinaje ... lo importante es hacernos la pregunta de si estamos caminando como personas integras; guiados por la luz; honrando nuestro sendero", dijo el director y actor. "Y este es el mensaje de la película".

En las etapas iniciales de la producción, a Martin no le satisfacía del todo interpretar el personaje que le presentaba su hijo.

"Mi papá es una persona muy amigable ... y Tom, el personaje, no lo es. Así que tuve que convencerlo de que confiara en mí. Fue todo un dilema", dijo Emilio, quien tras estos primeros pasos logró sacarle brillo al trabajo de Sheen

"Creo que ésta es la mejor actuación de mi padre. Pude compartir como es él, como actor y como hombre".

Quizá en otros tiempos trabajar con su padre habría sido imposible, especialmente en la época en que la gran característica de los "Brad Pack", protagonistas de las cintas de la década de 1980 "Breakfast Club" y "St. Elmo's Fire", era la independencia.

"Cuando maduras, te vuelves más sabio, y te das cuenta que la familia es lo más importante. Trabajar con mi familia es un privilegio", dijo orgulloso. "El filme es solo una extensión de nuestra vida familiar".

Estevez contó que Taylor prefiere trabajar detrás de cámaras, así que fue quien coordinó los permisos para las filmaciones y sirvió como interprete, pues habla perfecto español.

En cambio Estevez sólo dice una que otra frase en castellano y confiesa que aún no se siente del todo cómodo, por lo que espera que su hijo lo corrija. Pero la barrera del idioma no le impide sentirse orgulloso de sus raíces.

"Nunca cambie mi nombre. Aunque en algunas ocasiones agentes o representantes me sugirieron que lo hiciera. Yo soy Emilio Estevez, de ascendencia española, agradecido con la comunidad latina por apoyarme y orgulloso de mi herencia. Ese soy yo", dijo el actor.

La película se estrena del 14 al 21 de octubre en diversos cines de Estados Unidos.