El déficit de EE.UU. en su comercio de bienes y servicios bajó levemente a 45.608 millones de dólares en agosto, un mes en el cual el saldo negativo con China alcanzó una nueva marca sin precedentes, según informó hoy el Gobierno.

El Departamento de Comercio, que ajustó sus cifras de julio, mostró que el saldo negativo en la balanza comercial disminuyó en apenas 17 millones de dólares aún cuando agosto vio un valor de exportaciones estadounidenses casi récord.

El déficit con China en el intercambio de bienes subió de 26.955 millones de dólares en julio a 28.956 millones de dólares en agosto y ha sumado 189.323 millones de dólares entre enero y agosto, lo cual equivale al 39,3 % de todo el déficit estadounidense en bienes.

El Senado aprobó esta semana una legislación que permitiría la imposición de gravámenes sobre ciertas importaciones desde China porque los miembros del Congreso opinan que el Gobierno de ese país subsidia la producción y mantiene artificialmente baja la cotización de su moneda con relación al dólar estadounidense.

Las exportaciones de Estados Unidos a China subieron un 2,9 % en agosto y las importaciones saltaron un 6,4 %, a los 37.360 millones de dólares, según los datos del Departamento de Comercio.

A pesar de los sinsabores del comercio, especialmente con China, el Gobierno del presidente Barack Obama y la mayoría de demócratas y republicanos en el Congreso apuestan a que el crecimiento del comercio global traerá beneficios para la economía de Estados Unidos.

El Senado y la Cámara de Representantes aprobaron anoche los convenios comerciales con Colombia, Panamá y Corea del Sur, pendientes desde hacía casi cinco años, y que según sus promotores generarán exportaciones nuevas por unos 13.000 millones de dólares.

En términos generales el comercio exterior ha sido un lastre en la actividad económica de EE.UU. durante la mayor parte de la reactivación que, desde julio de 2009 ha marcado el lento crecimiento de la economía.

Cuando el Gobierno informó que, según su cálculo definitivo la economía creció apenas un 1,3 % en el segundo trimestre de este año, poco menos de un cuarto de punto porcentual de ese incremento se atribuyó a las exportaciones netas.

En mayo y junio los déficit comerciales habían superado los 50.000 millones de dólares en cada uno de los dos meses y la disminución del 11,4 % en julio fue la mayor caída mensual desde mayo de 2009.

La factura por el petróleo importado a Estados Unidos subió de 29.310 millones de dólares en julio a 31.040 millones de dólares en agosto.

El superávit de los países de América Latina y del Caribe en su comercio de bienes con Estados Unidos creció un 30,8 % en agosto y quedó en 6.038 millones de dólares, de acuerdo con el informe del Departamento de Comercio.

El superávit latinoamericano y caribeño representó en agosto el 8,66 % del déficit en el comercio de bienes estadounidense.

En los ocho primeros meses de este año el superávit caribeño y latinoamericano suma 49.297 millones de dólares, comparado con uno de 40.692 millones de dólares entre enero y agosto de 2010.

El Gobierno informó asimismo que el superávit de la Unión Europea en su comercio de bienes con Estados Unidos subió de 8.862 millones de dólares en julio a 8.978 de dólares en agosto.

En los ocho primeros meses de este año el superávit de la UE sumó 65.450 millones de dólares, comparado con uno de 52.708 millones de dólares en el período similar de 2010.

El 12,8 % del déficit de 69.931 millones de dólares en el comercio exterior de bienes de Estados Unidos en agosto se debió a sus intercambios con la Unión Europea.