El diario El Universo notificó a la Procuraduría que un tercio de las inversiones de esa compañía están protegidas por un tratado bilateral en virtud de que uno de los accionistas del diario es de nacionalidad estadounidense y por ende no estarían sujetas a un eventual embargo producto de un proceso judicial que ha condenado al rotativo a pagar multas que alcanzan los 42 millones de dólares.

Según publicó el periodico en su página de internet, "Nicolás Pérez y las compañías N. Pérez Investments Llc y N. Pérez Holdings, Llc enviaron el 7 de octubre un comunicado a la Procuraduría del Estado, en el que se notifica... la existencia de una controversia en materia de inversión, originada tras la acción penal que el presidente... Rafael Correa lleva contra diario El Universo y sus accionistas".

Jofre Campaña, uno de los abogados del rotativo, explicó que que "es evidente que al estar en riesgo las inversiones del señor Pérez (por el jucio del presidente Correa) y existiendo convenios internacionales que protegen esas inversiones, es una decisión absolutamente coherente, me parece que el enfoque (de la notificación) es muy claro: proteger sus inversiones".

Los hermanos Carlos, César y Nicolás Pérez, junto al ex editor de opinión de El Universo, Emilio Palacio, fueron condenados a tres años de prisión y al pago de 42 millones de dólares en indemnizaciones, acusados por el presidente de injurias. El fallo fue ratificado en septiembre por un tribunal de segunda instancia.

El problema se originó el 6 de febrero tras la publicación de un artículo de Palacio, donde acusó a Correa de "haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente" el 30 de septiembre del 2010, cuando agentes de policía sublevados retuvieron al mandatario en un hospital de la institución, lo cual forzó a realizar un operativo militar para rescatarlo. En ese momento, Correa consideró que fue víctima de un intento de golpe de Estado.

Palacio abandonó el diario y en agosto se radicó en Miami, Estados Unidos, porque dijo que en Ecuador temía por su seguridad.